Cuando Albert Bosch (Barcelona, 33 años) llegó al Ferencvaros en 2018 como segundo de Sergiy Rebrov, el rival del Barça en la Champions League hacía 25 años que no disputaba la máxima competición continental. De hecho, solo había ganado dos de las últimas quince ligas. En dos años, han ganado de nuevo la Liga, han pasado por la Europa League y vuelve a codearse con los grandes. Uno de sus grandes artífices es este joven técnico con un currículum muy denso. Akhmat Grozny, Dinamo Kiev, FC Dnipro y RCD Espanyol, donde todo empezó.

De regreso a Barcelona
Sí, soy de Barcelona y mi familia es de allí. Es un buen momento para volver a casa, aunque sé que no habrá publico en el Camp Nou. Me conformaré con saludarlos en el hotel.

¿Qué sensaciones hay en el vestuario a pocos días de regresar a la Champions? ¿Hay nervios?
Más que nervios, los jugadores están ilusionados por debutar en la Champions. No creo que tengamos ninguna presión pero sí la responsabilidad de dar la mejor imagen posible y demostrar por qué hemos llegado hasta aquí.

¿Sin presión?
En el entorno, por una cuestión histórica y porque hace muchísimos años que no jugamos en la Champions, dan al Barça como favorito. Nosotros tenemos el esfuerzo y el compromiso de hacerlo lo mejor posible. No vamos de turistas a Barcelona. Iremos a competir lo máximo posible.

Más que un sueño
Todo el mundo lo deseaba, pero nadie lo esperaba. No lograrlo no habría supuesto una decepción.

Y jugará contra el Dinamo de Kiev, donde también entrenó.
Sí, es un grupo de Champions especial para mí. Pasé mi etapa allí como jugador y también como entrenador. Aprendí el ruso

¿Cómo llegó a ser segundo técnico del Ferencvaros?
Recibí la propuesta del míster después de trabajar con él en el Dinamo de Kiev. Un trabajo parecido al que hice en el FC Dnipro en el futbol base pero estando en el campo entrenando. Él se fue a Arabia Saudí y yo me fui a la Premier rusa. Nos volvimos a juntar después. Me llamó y no lo dudé. Pensé que era un buen proyecto.

¿Por qué segundo de Rebrov?
Es un entrenador muy reconocido. Los jugadores le respetan por lo que ha sido como jugador y como entrenador, no solo porque fue un jugador que llegó a jugar a la Premier League. Como técnico, ganó la Liga con el Dinamo de Kiev y metió al equipo en la Champions cuando hacía tiempo que no lo conseguía. Hizo un muy buen trabajo y yo ya le conocía de la etapa del Dinamo de Kiev. Es un entrenador muy serio, muy profesional y, sobre todo, muy ambicioso.

Sezione: Champions League / Data: Lun 19 ottobre 2020 a las 20:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print