“Un juego llamado esperanza”: el nuevo documental del Barça

 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 48 veces
Fuente: AS
© foto de Insidefoto/Image Sport
“Un juego llamado esperanza”: el nuevo documental del Barça

El documental 'Un joc anomenat esperança' (Un juego llamado esperanza) muestra cómo ha cambiado el fútbol la vida de cinco niños en contextos de violencia, discriminación y pobreza, beneficiarios de proyectos de la Fundació Barça, que promueve el deporte como una "herramienta de transformación social".

El filme da visibilidad a la tarea de la fundación en Senegal, Bangladesh, Brasil, Grecia y Barcelona, a través de la mirada de cinco reconocidos periodistas, John Carlin, Laura Restrepo, Martín Caparrós, Juan Cruz y Santiago Roncagliolo, ha explicado la entidad en un comunicado este lunes, cuando se ha estrenado en el Teatre Romea de Barcelona.

El publicista Jorge Martínez ha dirigido el documental, que relata cinco historias como ejemplos representativos del más de un millón de niños alrededor del mundo que son beneficiarios de los proyectos de la entidad, en alianza con otras organizaciones.

La pieza se inicia en Somone (Senegal), donde Caparrós presenta la historia de Oulimata Thiaw, una niña que vive con su madre y tres hermanos y tuvo que dejar la escuela para ponerse a trabajar como empleada doméstica, en un pueblo cercano, después de perder a su padre.

Thiaw participa en la 'Olympafrica FutbolNet', un torneo que incorpora el debate como parte activa del juego y en la que no gana quien más goles marca, sino quien aplica mejor los valores que se fomentan.

El relato sigue hacia Dacca (Bangladesg), donde Carlin muestra la realidad de Nupur Akte, una niña de 12 años que vive en un barrio marginal y, aunque no está escolarizada, va a clases de alfabetización de Unicef; también participa en un proyecto que fomenta el deporte para aumentar la escolarización y mejorar el nivel de aprendizaje.

Barcelona y Río de Janeiro

En Barcelona, Cruz acompaña a Pablo Ruiz, un niño de 15 años con una enfermedad degenerativa de origen genético que afecta al sistema nervioso y que realiza deporte con actividades adaptadas a sus capacidades.

La cuarta ciudad es Río de Janeiro (Brasil), donde Roncagliolo introduce a Rodrigo de Sousa Jr, un niño de diez años, cuyo padre es exnarcotraficante y que vive en una de las favelas con más violencia de la ciudad, donde participa en las sesiones de fútbol que organiza la fundación desde hace más de cuatro años para mejorar el respeto a los compañeros, mejorar el rendimiento escolar y empoderarlos, especialmente a las niñas.

Lesbos (Grecia) es la última parada del documental, y allí Restrepo muestra la realidad de Givara Khalil, una niña siria que vive en el campo de refugiados Kara Tepe y que juega a fútbol para socializarse con la comunidad de acogida y con el resto de personas del campo.

El presidente del FC Barcelona y de la Fundación, Josep Maria Bartomeu,ha afirmado que quieren mostrar su tarea por creen que puede ser "un buen ejemplo para cualquier otra organización que considere que puede utilizar el deporte para ayudar a personas en situaciones y contextos de gran dificultad".