El dorsal 8 de Iniesta ya tiene propietario

 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 2012 veces
El dorsal 8 de Iniesta ya tiene propietario

Cuando Coutinho llegó en enero al Barça tenía varios números para elegir. El brasileño optó por el 14 que dejaba Mascherano en vez de coger el 7 de Arda. Y lo hizo sabiendo que Iniesta iba a abandonar el barco y se iba a quedar con el preciado 8 que tanto le gusta.

Coutinho quiere el número del capitán, ya que no le quedó más remedio que coger el 14 a la espera de saber si finalmente su compañero acababa por dejar el equipo o no.

Finalmente, Iniesta se va a marchar, y el 8 ya ha sido pedido por el brasileño, que ya sabe que llevar ese número ahora mismo en el Barça te obliga a una exigencia superior, pues va a ser recordado como el 8 de Iniesta por muchos años.

El 7 es para Griezmann

Y Coutinho ignoró el 7 en aquel momento porque ya estaba establecido que ese dorsal iba a ser para el francés, que va a fichar por el Barça.

El brasileño ya fue informado de que Griezmann iba a fichar por el equipo en verano y que el 7 tenía que ser para él, por lo que su única opción era entonces el 14 para quedarse con el 8 si finalmente Iniesta decidía, como ha acabado pasando, marcharse del equipo.

El legado de Iniesta

Andrés Iniesta dice adiós por todo lo alto, consiguiendo el doblete y sumando dos nuevos títulos a su extenso palmarés como azulgrana, con el que suma la friolera de 32 títulos. Pero esta cifra de competiciones conseguidas no son los únicos datos que impresionan de la carrera del futbolista, que después de 22 temporadas en el club, tiene unos registros muy complicados de superar.

Capitán desde que se fuera Xavi, Iniesta ha sabido llevar a todo el mundo lo que representa el Barça y ha puesto de manifiesto que otro modelo de jugador es posible. Iniesta no busca resaltar fuera de los terrenos de juego. Lleva una vida muy tranquila, lo que le ha ayudado a su éxito sobre el verde, donde es el auténtico Rey.

Iniesta debutó el 29/10/2002 en la Champions League ante el Brujas en Bélgica. Por aquel entonces el entrenador era Van Gaal, que le dio la oportunidad a un joven futbolista que después se convertiría en uno de los más importantes de la historia blaugrana