El portero del FC Barcelona , Marc André ter Stegen, demostró que aprendió la lección de Liverpool tras el recordado córner que costó la eliminación, y salvó a los suyos de otro despiste garrafal en un lanzamiento desde la esquina que podría haber costado caro en el partido contra el Nápoles de ida de los octavos de final de la Champions.

Era el minuto 94 y 7 segundos de partido. El Nápoles había logrado un córner, seguramente la última que iban a tener, tras una acción por la izquierda de su ataque entre Insigne y Mario Rui. El centro de Insigne lo despejó Semedo a córner y el portugués del Barça , lejos de estar pendiente del saque, se volvía de espaldas a la esquina, a paso relajado, hasta que escuchó el potente grito de su portero que le advertía del saque en corto. Semedo se giró de inmediato y acortó espacio para cubrir a Rui, que estaba predispuesto ya a asociarse con Insigne en corto para pillar a la zaga culé despistada.

Finalmente el córner no trajo mayores consecuencias porque la jugada acabó con una falta de manolas sobre Umtiti en el saque de esquina, aunque Ter Stegen se había impuesto por alto para despejar el balón.

De nuevo, salvador Ter Stegen

El meta alemán Marc André ter Stegen volvió a ser un seguro bajo palos y volvió a salvar al equipo en varias ocasiones. La más clara en un mano a mano ante Callejón en el que salió bien a tapar el disparo del delantero y consiguió evitar el segundo tanto local haciéndose grande ante el tiro del ‘7’ napolitano.

Dos minutos antes estuvo atento y puso fuerte las manos en un disparo lateral de Insigne que encaró a puerta después de hacerles un roto a Piqué y Arturo Vidal entrando por la izquierda.

Sezione: Primer equipo / Data: Mié 26 Febrero 2020 a las 14:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print