Sergio Busquets: el 'invento' de la década

13.09.2018 18:00 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 218 veces
Fuente: Marca
© foto de Antonello Sammarco/Image Sport
Sergio Busquets: el 'invento' de la década

Verano de 2008 en Can Barça. Sí, otra vez aquel verano clave. No sobra revisar la historia para recordar en qué contexto irrumpió Sergio Busquets Burgos hace hoy una década.

J. R. López Muñiz (Racing de Santander, 2008-2009)

"Apenas sabíamos quién era Busquets, pero ya jugó como juega hoy en día, equilibrando al equipo con sus movimientos"

Después de dos años en caída libre, Joan Laporta había salvado la presidencia por los pelos en una moción de censura. Su apuesta para sustituir a Frank Rijkaard, un novato Pep Guardiola, no generaba consenso en la masa social, que también temía echar de menos a Ronaldinho y Deco, referentes del equipo en los últimos cursos. Messi era buenísimo, pero se lesionaba demasiado. Xavi, Iniesta, Valdés y Puyol eran canteranos queridos y consolidados, pero habían permitido los años de la autocomplacencia. Eto'o podía ser una bomba de relojería con un técnico que lo quería fuera. Henry estaba mayor. Y los fichajes de Alves o Piqué estaban pendientes de adaptación. Pese al runrún y a las sospechas, el equipo superó al Wisla de Cracovia en la previa de la Champions.

Pero llegó la Liga y las dudas reaparecieron después de una derrota en Los Pajaritos contra el Numancia (1-0). La victoria se hacía imprescindible en la segunda jornada, contra el Racing de Santander en el Camp Nou. Y Guardiola, ni corto ni perezoso, decidió darle la manija del equipo a Busquets, un mediocentro con ficha del filial, hijo del suplente de Zubizarreta en el Dream Team, al que conocía bien de su periplo en Tercera.

Vicente del Bosque (selección española, 2009-2016)

"Busquets piensa en el colectivo a costa de otras virtudes que tiene y que le harían brillar más"

"Vimos la alineación del Barça y apenas sabíamos quién era ese tal Busquets. Que venía del filial y poco más", recuerda para MARCA Juan Ramón López Muñiz, entrenador del Racing hace 10 años. "Nos llamó la atención su sobriedad. Jugó como juega ahora, equilibrando al equipo con sus movimientos con y sin balón". Con el 28 a la espalda, 'Busi' completó los 90 minutos, pero no pudo celebrar su primera victoria como jugador del primer equipo. Aunque no evitara un empate (1-1), la primera 'guardiolada' de la historia llegó para quedarse. Apareció como un invento y se convirtió en un elemento imprescindible, insustituible. En 2018 todavía no existe una alternativa a Sergio.

Lo colectivo, una prioridad

Tan analógico en su día a día (no tiene redes sociales) como sofisticado en el cálculo de los espacios que se generan en un partido de fútbol, este vallesano de 30 años recién cumplidos es vital para entender los éxitos recientes del Barça, empezando por los del propio Guardiola, su descubridor. 'Busi' es tan importante como Xavi o Iniesta, con los que formó una tripleta de centrocampistas legendaria tanto en el club azulgrana como en la mejor selección española de la historia. Así lo justifica Vicente del Bosque, padre de esa España y responsable de los primeros pasos como internacional del hoy segundo capitán culé: "Busquets piensa en el colectivo muchas veces a costa de otras virtudes que tiene y que le harían brillar más".

Heredero del '5' de Puyol, circunstancia que completa su silenciosa ascendencia en el vestuario del Barça, Sergio quiere seguir haciendo historia. Le contemplan 28 títulos, está a las puertas de los 500 partidos oficiales y no da síntomas de tener que dejar de promediar casi 50 choques por temporada. Su enjuta figura es garantía de fiabilidad.