Después de perder a Busquets y a Arturo Vidal por sanción para el partido de vuelta, el Barça está ahora pendiente del estado físico de Gerard Piqué. El central azulgrana se lesionó en el tramo final de partido, ya que sufrió un esguince en el tobillo y dio el susto, ya que en un primer momento incluso parecía que podía sufrir una lesión grave.

Piqué cayó tras saltar con un rival y se dobló su tobillo izquierdo. Los gestos de dolor del central hicieron temer lo peor y Setién llamó de inmediato a Lenglet. Piqué se marchó junto al médico e incluso le pidió al banquillo que esperara antes de hacer el cambio, pero el técnico no quiso arriesgar.

Habrá que esperar la evolución del esguince en frío y no es descartable que Piqué tenga que pasar pruebas para determinar si hay alguna lesión en los ligamentos del tobillo. No hay que olvidar que el próximo partido del Barça es el domingo en el Bernabéu y la plantilla ahora mismo va muy justa de efectivos.

Sezione: Primer equipo / Data: Mié 26 Febrero 2020 a las 08:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print