Los precedentes apuntan a una sanción de dos partidos a Dembélé

08.10.2019 17:30 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Mundo Deportivo
Los precedentes apuntan a una sanción de dos partidos a Dembélé

Los precedentes disciplinarios apuntan a una sanción de dos partidos a Ousmane Dembélé tras ser expulsado en las postrimerías del Barcelona-Sevilla de Liga por decirle al árbitro “eres muy malo”, según escribió en el acta el colegiado valenciano Mateu Lahoz. El Comité de Competición aplicó ese baremo sancionador en casos muy parecidos al del extremo del Barça, que tiene casi todos los números para perderse el partido que el equipo azulgrana jugará ante el Eibar en Ipurua y frente al Real Madrid en el Camp Nou.

En mayo de 2018, Gabriel Pires fue castigado con dos partidos de sanción por exclamar en dos ocasiones “eres muy malo” ante el árbitro lglesias Villanueva.

En febrero de 2016, Competición castigó con dos partidos a Fabián Orellana, entonces jugador del Celta, por increpar al árbitro con un “¡qué malo eres, qué malo eres!”.

En enero de 2013, el Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol suspendió con dos partidos al defensa Álvaro González, entonces en el Real Zaragoza, por decirle al colegiado José Antonio Teixeira Vitienes, “eres muy malo tío”. En aquella ocasión, Competición desestimó las alegaciones del Zaragoza al entender que ni los videos aportados en su descargo “no desvirtúan la presunción de veracidad del acta arbitral”.

También en Segunda División ocurrieron casos muy equiparables al de Dembélé. El central del Real Zaragoza Diogo Verdasca soportó una sanción de dos encuentros tras ser expulsado por decirle al árbitro “eres muy malo”.

En febrero de 2016 Mikel Merino, entonces jugador de Osasuna, fue castigado por Competición con dos partidos de sanción al ver la tarjeta roja en un partido ante el Mirandés por decirle en tres ocasiones al colegiado “eres muy malo”.

Una de las situaciones má rocambolescas la sufrió Aritz Aduriz, delantero del Athletic de Bilbao, en noviem,bre de 2013. El Comité de Competición le aplicó dos partidos de suspensión a Aduriz por decirle al árbitro “es una puta vergüenza que me expulses por algo así”, al tiempo que reconocía que la tarjeta roja fue injusta y la retiró.

El Artículo 117 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol evidencia que “actitudes de menosprecio o desconsideración a los árbitros” prevé de dos a tres partidos de sanción para el infractor. “Dirigirse a los árbitros, directivos o autoridades deportivas en términos o con actitudes de menosprecio o de desconsideración siempre que la acción no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes”, detalla.

En diciembre de 2017 trascendió que El Comité Técnico de Árbitros quería que a los futbolistas no les resultara tan ‘barato' menoscabar su labor, incluso después de los partidos en declaraciones a los medios de comunicación. Fue a raíz de que a Hugo Mallo, lateral del Celta, se le impusiera una multa de 3.000 euros por decir que el árbitro de un Valencia-Celta era “muy malo”.