Los motivos del radical cambio físico de Arthur

12.10.2019 19:00 de Ferran Vergara Gavilà   Ver lecturas
Fuente: Marca
© foto de Daniele Mascolo/PhotoViews
Los motivos del radical cambio físico de Arthur

Arthur disputó la pasada temporada 27 partidos de Liga. Una cifra considerable para un futbolista recién llegado de Brasil a los que siempre cuesta la adaptación. Sin embargo, no acabó los 90 minutos en ninguno de ellos. El centrocampista no aguantaba físicamente y Valverde siempre le sustituía en la segunda parte. El brasileño tenía que mejorar físicamente. El club habló muy seriamente al final de la temporada anterior para instarle a una evolución en este aspecto si quería triunfar en el Barça.

El ritmo de juego en Brasil y Europa es muy diferente. Arthur tenía que cuidarse y mejorar en el aspecto físico. Y se dio cuenta. Él mismo lo reconoció durante la pretemporada admitiendo que se había equivocado con la preparación física en la campaña anterior y tenía que mejorar. El brasileño lleva trabajando duro desde el comienzo de temporada con un preparador físico personal para progresar en este aspecto.

Los resultados están ahí. La situación ha dado un giro absoluto. Valverde le está dando cancha y eso de cambiarle en cada partido pasó a la historia. Arthur lleva disputados siete partidos en esta campaña y ha completado los 90 minutos en cuatro de ellos lo que da una clara idea del cambio del futbolista.

La mejora en el aspecto físico ha provocado un mejor rendimiento futbolístico. Valverde está apostando claramente por él dentro de la idea que tiene de rejuvenecer la plantilla. Él y De Jong están restando minutos a dos intocables como lo eran la pasada campaña Busquets y Rakitic. En estos momentos, Arthur se puede considerar como un titular. Lo ha sido en seis de los últimos siete partidos que ha disputado el equipo.

Los números avalan esta decisión de Valverde. En primer lugar porque se ha visto a un futbolista con más llegada. Lleva dos goles además de otras dos asistencias en esta temporada. El pasado año no marcó ningún gol. Y luego hay otro dato que no se puede considerar como una casualidad. En los dos partidos que ha perdido el Barcelona esta temporada (Granada y Bilbao), el brasileño no jugó ningún minuto. Y en Pamplona fue clave para darle la vuelta y empatar a otro partido que se estaba perdiendo.