Las claves del cambio de Dembélé

14.09.2018 11:00 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 179 veces
Las claves del cambio de Dembélé

Dembélé llegó al Barça en verano 2017 tras pagar 105 millones y otros 42 en variables al Borussia Dortmund pero, Dembélé, parece el quinto fichaje del verano 2018. Su primera temporada fue muy complicada desde el principio hasta el final ya que tuvo dos lesión y se perdió 5 meses y cuando volvió, Coutinho, había ya ganado la lucha por el único puesto de titular.

Son varias las claves que explican su metamorfosis, positiva obviamente: la primara razón es que en verano 2017 se declaró en rebeldía con el Borussia Dortmund, no se entrenó y ya de blaugrana, es septiembre, se lesionó para cuatro mese, al reaparecer volvió a lesionarse y, en todo estos meses, Valverde había dibujado un Barça con el 4-4-2, que seguramente perjudicaba al francés y en enero llegó Coutinho que ganó, en su ausencia, el único puesto de titular libre. Este año, después de ganar el Mundial con Francia ( como suplente ), acortó sus vacaciones para poder empezar la pretemporada en la Ciutat Esportiva junto a Messi, Piqué y compañía; fue una prueba de compromiso y Valverde le dio la titularidad en la Supercopa que él mismo decidió con un golazo en los últimos minutos.

Además cae muy bien en la plantilla porque, en los entrenamientos, está atento, hace cosas muy buenas y de calidad, demostrando que es un jugador diferente. El gol en Supercopa desplegó las alas de Dembélé que marcó ante el Valladolid, siempre decisivo para salvar tres puntos y ante el Huesca en el Camp Nou. Messi, ahora capitán, lo ayuda mucho y le está dando bola al francés ante el potencial que se le adivina.

Otro factor muy importante es la competencia que te obliga a redoblar los esfuerzos y, en este sentido, el fichaje de Malcom está mejorando y mucho el rendimiento de Dembélé. El brasileño había mostrado su calidad en la pretemporada y en los amistosos en la gira por los Estados Unidos, gira en la que el francés no tomó parte por estar de vacaciones. En verano incluso se habló de posible salida, ante el temor de no ser protagonista pero Dembélé no se rindió. La retribución de Valverde a su actitud tan positiva han llegado por doble vía: cuatro partidos oficiales, cuatro titularidades, 3 goles y 4-3-3 recuperado, pizarra ideal para que él pueda demostrar sus virtudes.

Sin ningún estrés, sin las lesiones, sin el foco solo para él y ya asentado en la  nueva ciudad, idioma y a un grande club como es el Barça, Dembélé parece el Dembélé que conquistó los técnicos blaugrana.