La versión del Barça del Clásico

19.10.2019 11:00 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Mundo Deportivo
La versión del Barça del Clásico

Josep Maria Bartomeu se disponía a entrar en el acto de entrega de la sexta ‘Bota de Oro’ a Leo Messi cuando recibió una llamada del club advirtiéndole que se había recibido un email del Comité de Competición anunciando que la LaLiga proponía, por causa de fuerza mayor, el cambio de orden en los Clásicos. Es decir, que el programado para el día 26, sábado 13 horas, se disputase en el Bernabéu en vez de jugarse en el Camp Nou.

Hasta ese momento el Barca y su presidente no tenían ninguna información del propósito del presidente de la LFP y tampoco existe constancia alguna de que se hubiera consultado con el Real Madrid. Conclusión, el club interpreta desde esa llamada que Javier Tebas, presidente de la LFP y por tanto “que trabaja para los clubs”, actuó por libre (según se piensa en el Camp Nou) para trasladar su problema a otras instancias. Incluidas las políticas, cosa que se confirmaría en la tarde del miércoles con la intervención del CSD, partidario de aplazar el partido hasta el 18 de diciembre, miércoles, por no parecer razonable celebrarlo en la fecha prevista. Una posición que según algunas fuentes bendijo el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (una versión extraoficial insinúa que Tebas ya tuvo presiones antes de dar el paso).

El Madrid, inmediatamente y por razones absolutamente lógicas, se opuso al cambio de orden. Un Clásico es el partido que ambos clubs tienen marcado en rojo en el capítulo económico y el trueque afectaría gravemente al capítulo de ingresos de la Casa Blanca. El Barça, por su parte, respondió telefónicamente el miércoles al email de Competición, oponiéndose también al cambio de orden. Una posición que, aún teniendo tres días para oficializarla, se concretó en un escrito que ayer se hizo llegar a la sede federativa.

Por cierto, el Barça hace semanas intentó que el Clásico, fijado para el sábado 26, se aplazase al domingo 27 para equiparar el descanso de los futbolistas puesto que los dos equipos juegan Champions League esa semana. Con una diferencia, el Madrid juega el martes en Estambul y el Barça el miércoles, en Praga. En consecuencia, el campeón tenía un día menos para preparar el choque. Sin embargo, fuentes de LaLiga dicen que esta petición no llegó a formularse oficialmente. Siempre según la versión del Barça, LaLiga se opuso a que se jugara el domingo, aunque se hiciera a la misma hora, alegando que el negocio televisivo en Asia podría verse irremediablemente afectado.

Esta circunstancia del menor descanso acentuó la negativa del Barcelona a jugar primero en el Bernabéu, a la 1 de la tarde del sábado, porque el equipo, con partido en Praga el miércoles, regresará a BCN muy entrada la madrugada del jueves y el viernes debería salir otra vez de viaje hacia el Bernabéu.

Total, que con la pelota en el tejado de Competición, los clubs no tendrán más remedio que aceptar la decisión del aplazamiento aunque el Barça, remitiéndose a declaraciones del Conseller de Interior y de la alcaldesa Colau, sigue pensando que el partido podría jugarse perfectamente en el Camp Nou, entre otras cosas, porque a día de hoy no constan informes policiales que aconsejen lo contrario. Todo lo demás, en opinión del Barça, se corresponde con el desconocimiento que se tiene sobre la realidad catalana y del Barça. El equipo al que no se le consintió aplazar el partido del 1 de octubre de 2017 ante Las Palmas si no aportaba informes policiales de los que él ha prescindido en esta ocasión para iniciar los trámites del aplazamiento.