¡ La Croacia de Rakitic a la final del Mundial !

11.07.2018 23:55 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 100 veces
Fuente: Mundo Deportivo
© foto de www.imagephotoagency.it
¡ La Croacia de Rakitic a la final del Mundial !

Mario Mandzukic ya es leyenda de Croacia, un gol suyo en la segunda parte de la prórroga llevó a su país a jugar su primera final de la Copa del mundo. La jugarán frente a Francia el próximo domingo, casi sin tiempo de recuperar su extraordinario esfuerzo, porque para llegar a ese partido, mítico para ellos, han disputado tres prórrogas en lo que va de mundial. Da igual. Su corazón puede con eso y más, son demasiado orgullosos para rendirse sin pelear la final del mundial hasta el último suspiro si es necesario. Esta generación, además, supera la gesta de sus antecesores en el mundial de Francia 1998 en que fueron semifinalistas.

Lo más grande de todo es que Mario Mandzukic había quedado lesionado en un choque con Pickford al final de la primera parte de la prolongación y su técnico Zlatko Dalic le quiso cambiar por Mateo Kovacic. ‘Super Mario’ dijo que ni hablar que él seguía. Y su fe tuvo el premio de un gol que pasará a los anales de la historia. Y una vez cumplida su misión, Mandzukic dejó su sitio cojeando a Corluka. Había que aguantar el 2-1 milagroso.

Esta Croacia, además de fútbol, tiene mucho orgullo. No podían con su alma pero no se rindieron nunca. Igualaron el gol tempranero de Trippier por medio de Perisic, empataron el partido y a punto estuvieron de ganar el encuentro. Pero el destino quiso que se vieran abocados a un nuevo tiempo suplementario. Una locura para su precaria condición física. Y, aún así allí remataron la faena con una gesta heroica, con el gol de Mandzukic. Inglaterra, que estaba más entera físicamente, en cambio, acabó con diez hombres por lesión de Trippier cuando ya había hecho todos los cuatro cambios.

Estrategia al poder

Inglaterra no engañó a nadie. Echó mano del libreto de Gareth Southgateen estrategia. Cada jugada a balón parado les creó problemas a una Croacia que salió demasiado tensa, notando la importancia que tenía para ellos la semifinal, para todo el país. Además, las piernas les pesaban, notaban las dos prórrogas consecutivas ante Dinamarca y Rusia.

Encima, los ‘pross’ se encontraron con un regalo inesperado, la falta que le hizo Luka Modric a Dele Alli en la frontal del área. Era muy peligrosa y el lateral del Tottenham, Kieran Trippier lo confirmó con un tiro que entró por toda la escuadra de un sorprendido Danijel Subatic. Era el minuto cinco e Inglaterra se adelantaba en el marcador. Era el noveno gol de jugada de estrategia sobre un total de 12. No hace falta decir nada más de la importancia que tiene el balón parado para la actual selección de Inglaterra.

Zlatko Dalic puso en práctica un ‘4-1-4-1’ que buscaba la superioridad en el medio campo, pero el cansancio croata hacía que las líneas estuvieran muy alejadas entre sí y los ingleses les hacían mucho daño colocando a Dele Alli por medio, totalmente libre.Les hizo mucho daño. Suerte que los ingleses perdonaron en las ocasiones en que pudieron marcar.

Claro que el árbitro, ya saben, el ‘cantante’ Cuneyt Çakir, anuló una jugada muy peligrosa de Harry Kane por un teórico fuera de juego que sólo vio él y su ayudante. Por parte croata un tiro de Iván Perisic y otro de Ante Rebic.

Croacia notaba mucho que Luka Modric jugaba afectado por el error inicial de la falta que hizo y, encima, sus compañeros no le encontraban. Tampoco Iván Rakitic ayudaba porque no encontraba el sitio en el campo. Sin ellos, el juego de la selección ‘ajedrezada’ prácticamente no existe.

El orgullo de Croacia

La segunda mitad transcurrió, más o menos igual en su inicio. Croacia quería, pero no podía. Inglaterra, eso sí, estaba más atrás, ya no iba a esperar tan arriba a su rival. Pero tras el acoso inicial de los hombres de Zlatko Dalic, los ingleses recuperaron el control. Croacia ponía corazón, como en un tiro desviado de Iván Rakitic, pero no tenia el fútbol de toque, de control, de dominio del esférico que había hecho gala a lo largo del mundial.

Iván Perisic remató con fuerza y dio el balón en la mano de Kyle Walker. Fue la jugada más peligrosa, pero ni el VAR ni el árbitro decidió sancionar la jugada. Como tampoco lo hizo en un claro derribo de Lovren dentro del área al final de la primera parte.

Y cuando peor parecían estar las cosas, salió el orgullo croata. El rojiblanco Vrsaljko centró desde la derecha e Iván Perisic se adelantó a la zaga y batió a Pickford (69’). Los miles de croatas que había en el estadio Luzhniki enloquecieron. Ese tanto le dio vida y fuerza a los croatas. Acto seguido, el propio Iván Perisic remató al poste. Quien estaba ‘tocada’, ahora, era Inglaterra.Empezó otro partido de distinto color. Porque además los croatas tienen mucho más fútbol que los británicos.

Southgate metió a Rashford para dar fuera a su ataque, aunque a sus hombres les había entrado el tembleque, ya no salían tan decididos desde atrás. Todo lo contrario. Modric y Rakitic ya ‘carburaban’ a tope y los croatas tenían la fe en la victoria recuperada gracias a su gol. Ya no les pesaban las piernas. Mandzukic pudo marcar en un fuerte tiro, aunque Pickford paró bien (82’). Perisic estaba en todas partes, era el hombre que había cambiado la suerte de su equipo, el partido.

Tercera prórroga

Croacia forzó el tiempo suplementario. Era su tercera prórroga consecutiva tras disputarla ante Dinamarca en cuartos y frente a Rusia en las semifinales, algo que nadie había protagonizado en la historia de fútbol. Argentina tuvo dos en Italia-90.

Anímicamente parecían estar más enteros los croatas. En el plano físico ya estaba el tema peor.No se entendió que Zlatko Dalic no hiciera cambios hasta que se lesionó Strisic. Podía cambiar a cuatro en la prórroga. La mayoría de sus hombres estaban al borde la extenuación.

Vrsaljko salvó bajo los palos un cabezazo de Stones en saque de corner, en jugada ensayada.El rojiblanco, que jugó infiltrado, dio el gol de Perisicy salvo otro. Suerte que estaba medio lesionado.

En el límite de la primera parte de la prórroga, Mandzukic remató en el área pequeña y Pickford volvió a salvar, una vez más, a su equipo con una gran parada. De paso dejó ‘KO’ a Mario por la fuerza del choque con el portero del Everton. Pero ‘Super Mario’ tuvo agallas para seguir en el campo y marcar el definitivo e histórico 2-1 que le daba el billete a su equipo para la final.