Incomprensible Dembélé

08.10.2019 15:00 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: AS
Incomprensible Dembélé

No existía rastro de expulsiones en la carrera de Ousmane Dembélé. En sus 147 partidos anteriores en Rennes, Borussia Dortmund y Barça jamás había visto una roja. Tampoco en sus 43 partidos con todas las selecciones de Francia, 21 de ellos con la campeona del mundo. Por circunscribirse al Barça, había visto tres tarjetas en 66 partidos. Todo hasta este domingo, cuando nadie sabe aún muy bien por qué, llegó al corro de jugadores que rodeaban a Mateu Lahoz tras la expulsión de Ronald Araujo y le dijo "muy malo" a Mateu Lahoz en presencia de Piqué, De Jong y Busquets, que le miró perplejo.

Nadie sabe muy bien qué pasó por la cabeza de Ousmane Dembélé. El caso es que el francés volvió a dejar sin explicaciones a todos los que le rodean. Valverde le puso un punto de humor amargo muy suyo: "No sé qué habrá dicho, entre otras cosas porque a mí en ocasiones me resulta difícil hablar con Dembélé. Es un misterio. Seguro que una frase muy larga no ha sido...". Y tenía razón. El francés se arruinó el Clásico con ese "muy malo" que Mateu, como parecía obvio, no perdonó.

Este episodio no estaba todavía en el catálogo de Dembélé. Múltiples lesiones y múltiples impuntualidades, muchas de ellas sin avisar, marcaban su expediente en el Barça. Pero estas reacciones extemporáneas no se habían visto en un jugador que, por otra parte, sí presenta un sorprendente expediente con 11 tarjetas amarillas en su año en el Borussia Dortmund. Apareció el Dembélé defensor de las causas perdidas, como si considerase una injusticia la expulsión de un chaval que terminaba de debutar con el Barça. Tal vez quiso hacer de defensor de causas perdidas y abogado de débiles. O quizá sólo estaba cruzado con Mateu, que había esperado un minuto en la primera parte para sacarle una tarjeta amarilla después de una entrada a destiempo que fue castigada cuando los de Lopetegui terminaron su jugada.

Salvo milagro de los servicios jurídicos del Barça, Dembélé se pierde el Clásico en otro despegue frustrado. Valverde le había dado otro voto de confianza dándole la camiseta de titular por delante del nuevo, Antoine Griezmann. Y el francés, con su anarquía y errores habituales, había completado un partido notable. Inició la jugada del 1-0 de Suárez y marcó un golazo en el tercero. Iba camino de completar los 90 minutos sin molestias y de presentarse a dos semanas del Clásico con las mejores sensaciones en mucho tiempo. Además, Deschamps no lo había convocado, lo que le iba a permitir estar dos semanas con el grupo cogiendo forma, intentando seguir entendiendo las interioridades del Barça. Pero Dembélé mandó todo por la borda con el "eres muy malo". Nadie sabe qué pudo pasar por su cabeza para arruinar así el Clásico. Incomprensible Dembélé.