Eric Olhats fue quien cazó a Antoine Griezmann cuando sólo tenía 13 años y le fichó para la Real, alojándole en su casa de Baiona. Ahora en el ‘staff’ del Atlético de Madrid, el ojeador y técnico expone de esta manera el momento en el que el crack de Macon cambió de aires el pasado verano: “Cuando se fue del Atlético de Madrid, me puso triste ver la polémica que hubo. Me afectó. Es una historia de fondo y de forma”, dice Olhats.

“Puedo entender que quisiera fichar por el Barcelona. El Barça es el Barça”, acepta su mentor. “Otros jugadores y amigos le dijeron que su juego se iba a adaptar muy bien al del Barça, tiqui taca y todo eso, pero a mí no me gusta su rendimiento”, censura. Él, que conoce a la perfección a Griezmann, dice sobre el jugador del Barça que “se ve que tiene problemas, que no tiene alegría”.

Un tanto desasistido

Es evidente que tiene solución por el talento innato del internacional galo, pero de momento, Olhats revela que “me duele porque sé de lo que es capaz de hacer. Puede dar mucho más y él no dice nada. Intenta hacer sin decir nada”. No le gusta a su descubridor que le sustituyan antes del final de los partidos y asevera que el ‘17’ blaugrana “parece que no recibe tantos pases de otros, y tampoco del jefe al que se debe”.

Esperaba Olhats que la situación cambiase con el paso del tiempo, pero considera que de momento no ha sido así. Y lo explica: “Pasó un mes, el segundo, él entendió que no es el jefe, pero ahora él, por su actitud y por su talento, merece tener un poco más de consideración”.

En todo caso, la persona que descubrió a Griezmann espera que el atacante “supere con el tiempo” este problema, entre otras cosas porque “tiene sólo 28 años y es un jugador de clase mundial”.

Sezione: Primer equipo / Data: Mié 25 Marzo 2020 a las 16:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print