Este Barça ya es otra cosa

19.10.2019 17:30 de Giusi Zaffiro Twitter:    Ver lecturas
Fuente: Marca
Este Barça ya es otra cosa

El Barça se paseó por Ipurua, un campo donde siempre se va a sufrir. No fue el caso de los azulgranas, impecables en la mañana de Eibar, goleadores e imbatidos, encadenando cinco victorias consecutivas, dos seguidas a domicilio. El irregular inicio de temporada está quedando atrás gracias a diversos factores: Messi ha vuelto, Suárez está fino, Griezmann ya es Griezmann (funcionó la MSG), De Jong asusta del nivel que está ofreciendo y Valverde va encontrando su equipo.

El crack:

Griezmann se reivindicó en Ipurua después de su suplencia contra el Sevilla. Marcó el primero, ese gol que desatasca salidas tan incómodas como la de Ipurua, y asistió a Messi con un toquecito más propio de fútbol sala para el segundo y también provocó el tercero prolongando para Leo. Pero Antoine no sólo brilló en ataque, sino que también se vació en defensa. Abortó pases peligrosos en área propia y coleccionó un puñado de recuperaciones para redondear un muy buen partido de Griezmann.

' On fire' 

Funcionó la dupla francesa en el eje de la defensa azulgrana, Umtiti-Lenglet, una buenísima noticia para el conjunto culé. Samuel volvía de un largo periodo lesionado pero para nada desentonó, concentrado y ganador por alto, beneficiado por los pocos metros que deja correr Ipurua. A su lado, Clement estuvo impecable en la salida de balón, asistente de Griezmann en el primero como si fuera Frank de Boer. Sin Piqué, el Barça no sufrió en defensa contra el Eibar, lo que es noticia.

El apunte

Quién sabe si de no haber mediado aplazamiento del Clásico Valverde hubiera apostado por el mismo once, tratando de repartir descansos preventivamente. Pero lo cierto es que El Txingurri alineó el que ya se puede considerar equipo de gala, salvo por la sanción de Piqué, que acabó forzando una amarilla para asegurarse jugar contra el Madrid... La alternancia Semedo-Sergi Roberto en la derecha parece que la va ganando el catalán, aunque tuvo que ser sustituido al descanso por problemas físicos.

¡ Uy qué ocasión!

Marko Dimitrovic dejó una de las paradas de la jornada en un mano a mano con Messi en el que cuando todo parecía que estaba perdido, resurgió para robarle un gol cantado al argentino. Leo amagó y quiso salirse hacia fuera una vez tirado a al suelo Dimitrovic, que de repente sacó su mano izquierda para arrebatarle el cuero al argentino.

De Incógnito

No fue una buena mañana para el Eibar de Mendilibar, que apenas pudo inquietar a una defensa, la del Barça, que venía concediendo goles en prácticamente todos sus partidos. El técnico armero se desgañito en la banda descontento por el rendimiento de sus hombres, que se vieron superados en todo momento. Seguramente no fue por demérito local, sino por mérito visitante. Enfrente se encontraron al Barcelona más solido del curso.