El primer gran paso de 'JC' Todibo

14.04.2019 18:00 de Giusi Zaffiro Twitter:    Vedi letture
Fuente: Sport
El primer gran paso de 'JC' Todibo

Con 19 años y con una energía por hacer las cosas que desborda no es fácil pasarse más de cinco meses sin poder hacer lo que más te gusta. A una edad en la que solemos derrochar pasión y descontrol, Jean-Clair Todibo ha tenido que estar casi medio año sin poder hacer lo que más le gusta: competir. Desde que a principios de noviembre jugara los 90 minutos en Estrasburgo (sus últimos con la camiseta del Toulouse), el central francés no jugaba un partido oficial.

Sí pudo hace unas semanas disputar un par de amistosos con la selección gala sub’20 y con el Barça en la Supercopa Catañunya, pero absolutamente nada es comparable al aroma de la competición. Y ayer pudo experimentarlo de nuevo el futbolista nacido en la Guayana Francesa. Allí residen sus abuelos, que seguro se emocionaron viendo el debut de su nieto con la camiseta del mejor club del mundo. Con apenas cuatro años Jean-Clair y su familia dejaron su tierra de origen y se mudaron a las afueras de París. Aún ha vuelto un par de veces Todibo para no olvidar ni sus raíces ni a buena parte de la familia que aún guarda por aquellos lares caribeños.

VALVERDE, VALIENTE

Frente al Huesca, Valverde sorprendió a propios y extraños y alineó de entrada a Todibo. Sin ritmo de partidos e inédito prácticamente los últimos cinco meses, el defensa galo tenía una prueba importante ante sí. Jugaba contra el colista, sí, pero ante un estadio pequeño, lleno hasta la bandera y contra un equipo que debía ir a por el partido a cara descubierta ante su delicada situación. Y lo cierto es que el ex del Toulouse dio una lección de madurez y sobriedad.

Demostró todo aquello que se le ha destacado, pero que apenas habíamos podido comprobar con nuestros propios ojos hasta ahora. Como central diestro en una defensa de tres estuvo rápido al corte y dejó patente su potencia y su buen juego aéreo. A nivel de salida de balón, dio sentido al juego en todo momento, atreviéndose incluso con algunos pases verticales de cierto riesgo. Prueba de ello, sus 63 pases acertados (un 96%). Secó a un extremo habilidoso y rápido como David Ferreiro y ni él ni Wague acusaron su inexperiencia (ni 20 años de media entre ambos). Además, lidió con algo siempre molesto y peligroso como es recibir una cartulina relativamente pronto (42’).

Fue, sin duda, un primera gran paso para el jugador francés para empezar a demostrar a Valverde que puede tener cabida en la plantilla de la próxima temporada y no solo como un mero figurante, sino como una opción real. Evidentemente, queda mucho por recorrer. Pero por delante hay seis partidos de Liga, tiempo suficiente para seguir creciendo y poniéndole al ‘Txingurri’ las cosas difíciles. O fáciles, depende de cómo se mire…