El Barça pierde velocidad

11.02.2019 17:00 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 119 veces
Fuente: Mundo Deportivo
El Barça pierde velocidad

El Barça no anda fino, más allá del empate de ayer en San Mamés. Ni lo estuvo ante el Valencia en el Camp Nou ni contra el Madrid en el Estadio. El Athletic ayer sorprendió en la primera mitad a los blaugrana con una presión adelantada y en el mediocampo muy intensa que provocó demasiadas pérdidas de balón y poco juego fluido. Los vascos hicieron un gran partido. Solo fueron superados en los primeros minutos de la segunda mitad, pero Muniaindevolvió la frescura al equipo en el tramo final.

El problema del FC Barcelona es que ha perdido velocidad. Desde el 6-1 ante el Sevilla las primeras partes han sido de poca intensidad y, en general, en los tres partidos empatados la velocidad de la pelota ha sido lenta. Da la sensación de que el Barça no está en su mejor momento físico. Enero siempre le pasa factura. Le está pasando. No es la primera temporada que eso sucede. Ver a jugadores subir la pelota caminando en el fútbol actual parece inédito. Es evidente que los futbolistas blaugrana saben que deben llevar a cabo una cierta regulación de fuerzas porque la temporada es larga y la exigencia de esta Copa se nota. Pero actualmente cuando se baja un mínimo punto de intensidad eso se refleja en el resultado.

Echar la culpa ayer a Arturo Vidal y a Coutinho tampoco suena a justo, cuando en el equipo el mejor fue Ter Stegen ( Messi aparte) El chileno no tuvo su mejor día es cierto, pero las estadísticas no lo señalan especialmente. Perdió siete balones, pero Suárez perdió 15, como Rakitic, aunque el croata hizo 104 toques, el que más balones tocó. Arturo falló cinco pases, los mismos que falló Busquets y la mitad de los que erró Suárez (10). Coutinho fue el que cobró más regates (3) por delante de los dos de Messi y ninguno de Suárez . Todo el equipo bajó el tono. No habría que personalizar cuando el problema es colectivo. Falta velocidad y frescura. Se puede recuperar. Ahora viene descanso. Nunca fue más necesario para el Barça que en estos momento.