Dembélé no perdona a Messi, Coutinho y Luis Suárez: sale la basura en el Barça

05.12.2018 16:30 de Stefano Bentivogli  artículo leído 768 veces
Fuente: Diariogol
Dembélé no perdona a Messi, Coutinho y Luis Suárez: sale la basura en el Barça

Ousmane Dembélé está en boca de todos en el Barça. Eso sí, por primera vez en mucho tiempo, por algo positivo. Y es que el partido del francés ante el Villareal el pasado domingo en el Camp Nou fue de los mejores (sino el mejor) del galo desde que llegó al club culé.

Dembélé sacó a relucir todas sus cualidades: velocidad, desparpajo, regate, y una ‘locura’ bien entendida que tanto beneficia a los de Ernesto Valverde en partidos ante rivales que se cierran atrás.

Hoy Dembélé es un héroe. La afición le mostró su apoyo desde el primer minuto (hay que ver cómo cambian las opiniones en poco tiempo) y aplaudió todas sus acciones. “El toque de atención le ha ayudado” se podía escuchar por las gradas del Camp Nou.

Cierto. Las diferentes reprimendas que el francés ha ido recibiendo en los últimos meses por su polémicas extradeportivas parece que le han servido para centrarse en el balón y demostrar que, cuando tiene el día y está centrado, puede ser un jugador más que capaz para los de Valverde.

Sale la basura en el Barça

El problema es que el extremo no es de esos jugadores que olviden fácilmente. Ha estado mucho tiempo viendo como los pesos pesados del vestuario pedían a la directiva su salida, y no lo ha perdonado.

No es ningún secreto que Messi, Suárez y Coutinho se han cansado de pedir su marcha. “No encaja” es una de las frases que más se ha oído en el vestuario sobre el joven delantero desde que llegó.

Y claro, ahora que buena parte de la afición y del entorno están dando por bueno su juego, Dembélé ha dejado claro que no está dispuesto a perdonar ni a olvidar toda las críticas (internas y externas) que ha recibido.

De hecho, su futuro sigue estando en el aire. En club tienen muy claro que si llega una buena oferta se desharán de él. O al menos lo tenían muy claro hace unas semanas. Pero los buenos partidos recientes puede que hagan cambiar de opinión a más de uno en la junta como ya ha ocurrido en la grada.

Eso sí, el jugador lo tiene claro: no quiere quedarse. No tras aguantar lo que ha aguantado (que sea merecido o no ya es otra cuestión) durante meses. Mucho debería cambiar las cosas para que Ousmane se quedara una temporada más en el Camp Nou. Mucho.