Arturo Vidal vuelve a volcar su frustración en las redes sociales

12.02.2019 17:30 de Stefano Bentivogli   Vedi letture
Fuente: Marca
Arturo Vidal vuelve a volcar su frustración en las redes sociales

No le están yendo bien las cosas a Arturo Vidal en los últimos partidos. El medio chileno fue suplente en el Clásico copero del pasado miércoles y no terminó el encuentro de Liga contra el Athletic Club, disputado el domingo en San Mamés. Ernesto Valverde decidió quitarle del campo mediada la segunda parte para dar entrada a Carles Aleñá, que aportó más precisión y frescura de ideas que él desde la posición de interior derecho.

Después del choque en tierras vascas, que el Barça empató a cero gracias a la gran actuación de Ter Stegen, Vidal tuvo que escuchar y leer varias críticas a su pobre actuación. El ex del Bayern de Múnich pareció responder a las mismas con mensajes a través de su cuenta de Instagram, y en particular con el apartado de historias que se borran a las 24 horas de su publicación.

Primero, capturó con su móvil un fragmento de la canción de reguetón 'Vivencias remix' de Super Yei, cuya letra encaja perfectamente con el sentir de Vidal ante las críticas: "Me quieren ver mal, pero no me vo'a dejar, mi corazón es de un guerrero, así son las reglas del juego, y el que la rompa va a pagar". El corto extracto audiovisual iba acompañado de unos emoticonos de silencio. Más tarde, el jugador chileno colocó otra fotografía con la leyenda "never give up" (nunca te rindas) y una corona como alusión a su apodo: El Rey.

Ya hubo toque de atención

No es la primera vez que Vidal usa su Instagram para expresar su frustración. A principios de curso, después de verse suplente en Wembley en un partido contra el Tottenham, publicó emoticonos de enfado también en Instagram. Llamó la atención ese gesto cuando el Barcelona logró en territorio inglés un triunfo muy solvente (2-4), realizando una de las mejores actuaciones de los últimos meses. Ese y otros detalles provocaron que Valverde le llamara a capítulo en privado y que el mánager Pep Segura le pidiera en público más deportividad. "Le ha faltado el respeto a sus compañeros", convino el ejecutivo.