Aleix Vidal, el hombre que no encontró su lugar

16.05.2018 14:00 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 118 veces
Aleix Vidal, el hombre que no encontró su lugar

Llegó con los ecos del Triplete de 2015 resonando, habiendo sido clave en aquella Europa League conquistada por el Sevilla ante el Dnipro, y como expreso deseo de Luis Enrique, pese a que no podría jugar hasta enero de 2016. Y probablemente se irá tres años después del FC Barcelona con más sombras que luces pero un buen puñado de títulos.

A Aleix Vidal le ha faltado la Champions League, pero ha ganado 2 Ligas, 3 Copas del Rey y 1 Supercopa de España en este tiempo. Aunque a estas alturas seguimos sin saber si vino para hacer de lateral diestro, de extremo, o cuál ha sido el problema para que no haya podido triunfar en Can Barça.

La primera temporada se habló de su inactividad, como Arda Turan, y no tenía cabida en un equipo que funcionaba perfectamente bien, donde Dani Alves era titular indiscutible. No se fichó en 2016 lateral diestro tras su fuga, pero Sergi Roberto le quitó todas las opciones de ser titular, rindiendo mucho mejor en una demarcación compleja. De hecho, fue en otoño de 2016 cuando Luis Enrique, que lo había pedido un año antes, lo condenó a un ostracismo de varios meses que nadie comprendía.

Cuando volvió a levantar cabeza, se lesionaba en Vitoria por una entrada de Theo Hernández, y se quedaba sin opciones de la que hubiera sido su gran noche, pues la sanción del citado Sergi Roberto le daba números para ser titular en la final de Copa del Rey del año pasado ante el Deportivo Alavés.

Esta campaña, con Ernesto Valverde, lo hemos visto sobre todo de extremo diestro, sumando 2 goles en 25 partidos, después de que no convenciera para nada como lateral en la Supercopa de España ante el Real Madrid, en agosto. Aquella fue su última gran noche para triunfar en el puesto para el que había sido fichado, pero naufragó. Tuvo minutos durante la larga convalecencia de Ousmane Dembélé pero eso se acabó con la vuelta del galo. Ahora apurará una salida digna a un equipo donde pueda ser de nuevo competitivo.