Araujo, de ‘9’ a central: “Míster, ¡que tengo gol!”

15.02.2020 11:15 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Mundo Deportivo
Araujo, de ‘9’ a central: “Míster, ¡que tengo gol!”

Se entraba en el tiempo añadido y el Barça B perdía 2-3 en casa frente al Cornellà. Ronald Araujo, que jugaba con fiebre, dejó su posición de central para situarse de referencia arriba, de nueve. Y la tuvo en el minuto 92, pero fue derribado por el portero. Forzó un penalti que transformó Monchu para salvar un punto y evitar la primera derrota del filial en casa. Tras el pitido final, el filial había hecho un buen partido y los culés se felicitaban en el centro del campo a pesar del empate. Todos menos Araujo, que se marchó cabizbajo directo al vestuario. Un detalle que no pasó desapercibido y se comentó en el palco.

Le restaron importancia cuando supieron que el chaval, de 20 años, había jugado medio enfermo. Pero por la noche, Ronald no podía dormir. Fue entonces cuando mandó un mensaje a Ramon Planes, el hombre que lo firmó procedente de Boston River uruguayo. “No puedo dormir, no he estado bien”. Ese es el resumen del whatsapp de Araujo, que no se marchó triste del campo por unas décimas de fiebre. Se retiró enfadado porque consideraba que no había hecho un buen partido frente al Cornellà a pesar de ser clave al final para salvar el punto. La respuesta de adjunto a la secretaria técnica, que se quedó sorprendido por la reacción del uruguayo, fue tranquilizadora. “Quédate tranquilo. Descansa y mañana hablamos”. Y al día siguiente, se reunieron junto a Abidal, en el despacho del francés para calmar al chico y relativizar las cosas.

Se quedó todo en una anécdota, pero es muy significativa porque demuestra lo autoexigente y meticuloso que es Ronald Araujo (Rivera (Uruguay), 7 de marzo de 1999), central del Barça B que ha entrado en la convocatoria de Quique Setién para recibir al Getafe. El uruguayo llegó el verano de 2018 procedente de Boston River, con quien ya había jugado 31 partidos en la Primera uruguaya. El Barça pagó 1,7 millones más otros 3,5 en variables al equipo de Montevideo, que preside el propio agente de Araujo.

Llegó tras casi 50 partidos en el fútbol uruguayo, donde se forjó como defensa

Su rendimiento en el filial azulgrana ha sido excelente. En su primera temporada jugó 22 partidos, acabando a un gran nivel y ganándose a todo el vestuario, que este año ya lo ha hecho capitán del equipo. Líder indiscutible de la defensa, donde impone con su 1,91 de altura, y pieza importante en el grupo por su ascendencia tanto dentro como fuera de la cancha.

Su buen papel en el filial le ha hecho pasar por delante incluso de Todibo, cedido al Schalke, a pesar de que llegaron ofertas muy interesantes por Ronald. En el club confían totalmente en el central uruguayo, que ya jugó la temporada pasada en la Supercopa catalana e hizo la pretemporada con Valverde. Oficialmente debutó frente al Sevilla en Liga, donde acabó expulsado de manera muy rigurosa. Aquello, a diferencia del partido frente al Cornellà, no le afectó. Para nada. Demostró una vez más una personalidad forjada en el Rentistas, donde creció como futbolista hasta llegar, con tan solo 16 años, ha disputar 17 partidos con su primer equipo. Fue justo antes de firmar por Boston River.

Camino parecido al de Puyol

Justamente en su última época en Rentistas fue cuando vivió un cambio trascendental en su carrera. Desde siempre había sido delantero centro, un goleador. Hasta que su entrenador en juvenil, viendo sus condiciones físicas y su capacidad para entender el juego, le situó de central. Fue un giro radical, que le marcó hasta hoy. Un camino parecido al de Carles Puyol, que era delantero hasta el Barça B, pero Van Gaal apostó por él como lateral. Como el legendario ex capitán, no es especialista en la salida del balón, aunque ha progresado especialmente este aspecto desde que llegó. En el vestuario del filial, siempre salvando las distancias, hay quien le compara con precisamente con Puyol por sus capacidades defensivas, su dominio del juego aéreo, su agresividad y su profesionalidad.

Le comparan con Puyol por sus capacidades defensivas, su dominio del juego aéreo, su agresividad y su profesionalidad

Araujo se adaptó rápidamente a la nueva demarcación pero mantuvo su olfato de cara a portería. Así lo ha demostrado en el ‘B’, donde anotó 3 tantos en 22 encuentros en su primera campaña. Este año ya suma otros tres y ha repartido tres asistencias.

Sus compañeros del filial hablan maravillas de él. Cuentan que la cabra tira al monte y a veces hay que frenar sus excursiones al área rival para rematarlo todo. En alguna ocasión, cuando el equipo empata o va por debajo en el marcador, es el propio Araujo quien le pide a García Pimienta que lo deje ir arriba. “Míster, ¡que tengo gol!”