Sergi Roberto tiene una llamada muy peligrosa para salir del Barça

 de Stefano Bentivogli  artículo leído 34 veces
Fuente: Diariogol
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
Sergi Roberto tiene una llamada muy peligrosa para salir del Barça

Sergi Roberto sigue sin aclarar su futuro en el FC Barcelona. A la directiva de Josep Maria Bartomeu se le están atragantando sus últimas renovaciones casi tanto como los fichajes veraniegos, y el canterano azulgrana es el último de sus problemas.

Con el acuerdo con Iniesta por fin cerrado, la directiva culé centra ahora todos sus esfuerzos en lograr la foto de la extensión de contrato con Leo Messi. Y en su obsesión con conseguir la instantánea con el argentino, están dejando aparcado a Sergi Roberto.

El centrocampista reconvertido a lateral que este año ocupa ambas posiciones acaba su relación con el Barça en junio de 2019, por lo que se ha propuesto decidir su futuro al final de esta temporada.

A sus 25 años, cumplirá 26 el próximo febrero, Sergi Roberto quiere dar un paso más en su carrera y dejar de ser el eterno comodín barcelonista. Este año, con su vuelta al centro del campo, ve reducidos sus minutos, y Valverde le ha vuelto a utilizar en defensa.

La oferta de la Premier

Atento a la situación del futbolista de Reus está Jose Mourinho. El entrenador luso ya quiso convencer al dorsal 20 culé el pasado verano, pero Robertoprefirió esperar. Confiaba en ser el relevo natural de Andrés Iniesta.

Ante la confianza depositada por Valverde en Iniesta, Paulinho y Dénis Suárez, Sergi Roberto vuelve a plantear cual es la mejor decisión y la oferta del Manchester United le tienta mucho.

La clausula de rescisión que permitiría su salida rumbo a Inglaterra es muy asequible, 40 millones de euros. Por esa razón, Mourinho trata de convencer al jugador sin pasar por el club azulgrana.

Pese a la intención de Sergi Roberto de continuar en el Camp Nou, no quiere alargar excesivamente su nuevo acuerdo ni sentir que es el último mono en la fiesta. Tras Messi, el Barça deberá hablar con Piqué. Sergi Roberto no va a esperar para siempre.