Operación cancelada: El Barça se negó a pagar 12 millones netos al año a De Ligt

23.06.2019 14:00 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Marca
© foto de Imago/Image Sport
Operación cancelada: El Barça se negó a pagar 12 millones netos al año a De Ligt

El Barcelona ha dado carpetazo de manera definitiva a la operación De Ligt, uno de los grandes objetivos que se había marcado para el actual mercado estival. Las altísimas pretensiones económicas del futbolista han impedido su llegada al Camp Nou y el holandés negocia ahora su futuro con la Juventus, principal candidato, y con el PSG. De hecho, la prensa italiana hablaba ya de un acuerdo con el club turinés. El Barcelona ya no hará ningún movimiento más.

Bartomeu ha dicho basta cuando ha visto que la operación De Ligt se iba a situar sobre los 200 millones de euros. El traspaso estimado con el Ajax ascendía a 75 millones entre fijos y variables a lo que había que sumar la ficha del futbolista por las cinco temporadas que le había propuesto. De Ligt pidió 12 millones netos por cada año, lo que suponía un gasto para el club de 120 millones en esos cinco años solamente en sueldo. El gasto global entre traspaso y ficha prácticamente llegaba a los 200 millones a los que había que añadir un último gasto que era la comisión de su representante Mino Raiola que pretendía el 20% del traspaso.

El Barcelona se plantó y dijo no. No estaba dispuesto a hacer ese gasto en un futbolista de 19 años. Ese sueldo habría descompensado la idea que tiene el club sobre la escala salarial de la plantilla. Además, y este es otro factor muy importante, el Barcelona no tenía la necesidad urgente de fichar a un central ya que en estos momentos cuenta con cuatro en la plantilla: Piqué, Lenglet, Umtiti y Todibo.

El club desestimó realizar un último movimiento y mejorar la oferta cuando el jugador pidió el mismo sueldo que recibiría en otros clubes. Tanto Juve com PSG estaban dispuestos a realizar dicho desembolso. No así el Barcelona que cerró de manera definitiva la operación.

Sin embargo, no hay mal que por bien no venga. El Barcelona pierde a un central con una enorme proyección de futuro, pero tendrá en su poder los 75 millonesque tenía pensados para gastar en él. Un dinero que se puede dirigir ahora en otras direcciones como puede ser la opción Neymar, Griezmann u otros jugadores que están en la agenda de la dirección deportiva culé.