Luis Suárez tiene recambio. Y juega en la Liga. Bombazo en el Barça

18.05.2019 12:00 de Stefano Bentivogli   Vedi letture
Fuente: Don Balon
Luis Suárez tiene recambio. Y juega en la Liga. Bombazo en el Barça

En el Barça se sigue trabajando sin descanso para encontrar a un delantero que pueda hacer de suplente para Luis Suárez, que, a sus 32 años, ya no está para jugarlo todo y ha evidenciado su cansancio en este tramo final de temporada.

Un hecho que le pasó factura ante el Liverpool y que fue una de las razones de la debacle en Anfield. Un año antes, ocurrió exactamente lo mismo contra la Roma. 

Messi asume que el charrúa necesita un relevo de garantías. Se acabó eso de experimentar con jugadores como Boateng y Munir. Aunque se sigue confiando en su olfato goleador, es prioridad encontrar a un jugador que pueda ocupar su vacío cuando no esté sobre el césped y que pueda darle descanso.

Aunque Leo marca una norma: que no le discuta el puesto de titular. Es decir, que el nuevo fichaje tiene que aceptar ser suplente sin rechistar. Por ello, se barajan dos perfiles: un atacante joven, con proyección, que pueda tomar el relevo a largo plazo, o un ‘9’ veterano, con experiencia y que salga a un precio chollo.

Luka Jovic era el favorito y cumplía con el primer requisito. Sin embargo, pedía más minutos y la puja se ha ido encareciendo, hasta rozar los 70 millones de euros. Por esa razón, ha optado por dar el visto bueno a la oferta del Real Madrid. Ahora, el que más gusta a la dirección deportiva es Christian Stuani.

Una campaña más, el uruguayo, compatriota de Suárez, del que también es suplente en la selección, ha sido el referente ofensivo del Girona, conjunto que tiene pie y medio en Segunda División.

Pese a sus 19 goles en Liga Santander, unos datos de escándalo, no ha podido evitar el descenso de los de Montilivi. Un hecho que empuja al ex del Espanyol a salir. A sus 32 años, también ha recibido la llamada de Betis, Valencia, Sevilla, Atlético de Madrid, West Ham o Everton.

Pero el favorito es el Barça, que podría pagar los siete millones de euros que marcan su cláusula de rescisión.

Caliente, caliente.