Los pros y los contras de fichar a Griezmann

18.05.2019 21:00 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Marca
© foto de Insidefoto/Image Sport
Los pros y los contras de fichar a Griezmann

El Barça debe tomar una decisión sobre Griezmann. El galo está más cerca que nunca de vestir la azulgrana. Ha anunciado su deseo de dejar el Atlético y ahora es cuestión de arreglarse con el Barça, que tiene todo muy avanzado desde el verano pasado. Además, el panorama se ha aclarado más, si cabe, porque tanto Guardiola como Tuchel han anunciado que ni City ni PSG pujarán por él. Así, el Barça debe poner en una balanza los argumentos a favor y en contra de su contratación y actuar.

A FAVOR

Es uno de los mejores delanteros del mundo, tal como lleva varias temporadas acreditando en el Atlético de Madrid en las últimas temporadas. Hay pocos jugadores en el mercado que puedan mejorar el ataque del Barcelona y Antoine Griezmann, sin duda, es uno de ellos.

Es una oportunidad de mercado indiscutible. Tal y como están los precios en el mercado futbolístico, fichar un jugador que promedia 20 goles por temporada por poco más de 100 millones de euros es un chollo. Así están las cosas desde la famosa fuga de Neymar al PSG a cambio de 222 kilos.

Griezmann está acostumbrado a la presión, por lo que no le vendría grande recalar en un equipo y un vestuario como el del Barça. Hablamos de un jugador que ha disputado finales europeas e incluso de Mundiales. Además, viene de jugar en un club como el Atlético de Madrid, donde la exigencia del público también es máxima. Eso por no hablar del Cholo, que siempre demanda el cien por cien.

Griezmann tendría una adaptación relativamente rápida al Barcelona. Primero, porque conoce a varios jugadores del plantel. En casos como el de Gerard Piqué, tiene una buena relación personal. Con otros, como Luis Suárez, tiene amigos comunes, como Diego Godín. Además, daría un rendimiento inmediato. Está más que acostumbrado a LaLiga Santander.

Contratar a Griezman no sólo refuerza al Barça, sino que debilita a un rival directo en la pelea por los grandes títulos como es el Atlético. Los colchoneros tendrán que buscarse la vida para encontrar los 20 goles que les daba el galo cada temporada.

EN CONTRA

Las calabazas que Griezmann dio al Barça el verano pasado todavía siguen doliendo entre los culés. No por el hecho de que rechazar al Barcelona, algo que se puede llegar a entender, sino por show mediático que el francés organizó para anunciar su decisión. Todo ello con la colaboración de Gerard Piqué y su productora. Antoine debería tener un gesto redentor con su nueva afición para limar asperezas.

Griezmann tiene un perfil de futbolista que tiende al show también fuera de los terrenos de juego. No se corta en las declaraciones, se va a partidos de la NBA -en su día libre- en plena temporada y acostumbra a ser noticia fuera de los terrenos de juego. Se podría decir que es una especie de Gerard Piqué en miniatura.

Su encaje en el once. Para hacerle hueco en el equipo titular a Antoine, Valverde tendrá que sentar a alguno de los titulares de esta temporada o cambiar de sistema. Lo más probable es que el francés le quitara el puesto a su paisano Dembélé como extremo izquierdo. Lo que está claro es que, con la llegada de Griezmann, Coutinho tendría que salir sí o sí del equipo.

Es una incógnita cómo asumirá su rol Griezmann en un vestuario plagado de estrellas. El canterano de la Real Sociedad dejaría de ser el hombre más importante del equipo por primera vez en muchos años. Se vería obligado a dejar de lado su ego. En un vestuario en el que hay gigantes como Messi, Luis Suárez, Busquets o Piqué, Griezmann pasaría a ser otro buen jugador dentro de una caseta repleta de ellos.

Su fichaje podría dejar en una situación comprometida a Josep Maria Bartomeu y su junta directiva. El presidente azulgrana quedó en evidencia el verano pasado, tras ver cómo Griezmann decidía en el último momento decirle no al Barcelona. En el Barça ya daban por hecho su desembarco y, de hecho, algún futbolista llegó a darle la bienvenida públicamente. Bartomeu tendría que hacer malabarismos para explicarle al culé por qué el hombre que se mofó del barcelonismo debe ser contratado este verano.