Lautaro quería ser como Suárez

15.02.2020 10:45 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: Mundo Deportivo
© foto de Daniele Mascolo/PhotoViews
Lautaro quería ser como Suárez

Gabriel Batistuta quería ser jugador de baloncesto. Se pasaba las horas en las canchas, tenía un buen tiro exterior y era valiente en las entradas. Hasta los 18 años no descubrió que con el fútbol llegaría más lejos. Algunos le dijeron que era viejo para empezar a jugar de delantero, él les respondió que “la vida es un 90% lo que tú quieres que sea”. A Lautaro Martínez hasta los quince sólo le interesaba el baloncesto. Veía a Manu Ginóbili y pensaba que nada podía ser más maravilloso que ponerse en las zapatillas de la más grande de las estrellas argentinas. En Bahía Blanca todos quieren ser jugadores de baloncesto. Pero estaba también papá, Mario Martínez, un lateral zurdo de calidad que se tuvo que conformarse con jugar en la B Nacional.

Batigol seguía el ‘pallacanestro’ y a su selección cuando jugaba en la Fiorentina y para relajarse tiraba desde la línea de tiros libres y quedaba para jugar con sus amigos. Lautaro prefiere ver un partido de basket de la NBA que uno de fútbol. Como Antoine Griezmann.

Batistuta pidió que le cortasen las piernas cuando no soportaba más el dolor. Dejó el fútbol y no podía caminar. Se orinó un día en la cama pese a tener el baño a tres metros porque fue incapaz de levantarse. Se había retirado en el 2005 en Qatar y sus tobillos no aguantaron más. No tenía ni cartílagos ni tendones, sus 86 kilos se apoyaban en sus huesos y cuando crepitaban el dolor era insoportable. Se operó para poder vivir su otra gran pasión, el polo y los caballos. Se operó para seguir viviendo. En la hemeroteca quedan los 300 goles que marcó a lo largo de su carrera, los 17 partidos en los que consiguió un ‘hat-trick’ y esa forma de jugar de espaldas al área que le valió muchas patadas en los tobillos y la sensación de que cuando se giraba sería gol.

Tiene a la albiceleste en la cabeza, como Leo Messi, con el que se lleva muy bien

Lautaro se parece a Batistuta , por los gestos, por su pegada, por la inteligencia en el campo, por su personalidad, por esa madurez aplastante pese a que su pasaporte desvele 22 añitos. Quizá le ha ayudado a crecer la idea de Jorge Sampaoli antes del Mundial de Rusia. El entonces seleccionador argentino había seguido en varios partidos al entonces goleador de Racing pero su conclusión fue que jugaba a otra marcha. Vamos, que nunca sería un crack en Europa. No lo convocó para la Copa del Mundo. Diríamos que se equivocó. Y mucho.

Lautaro se siente cómodo jugando al lado de un ‘9’ más fijo, es asociativo, intuitivo y decidido. Lleva 16 goles en 28 partidos esta temporada con el conjunto ‘nerazurro’, el ‘Toro’ le llaman, apodo que viene de su etapa juvenil en Casa Tita Mattiussi, la pensión académica donde coincidió con sus entonces compañeros Brian Masilla y Santiago Reyes. Ya entonces su ídolo era Luís Suárez, el uruguayo, el mejor amigo de Leo Messi.

Lautar o forma parte del plan de Scaloni , rodear a Leo Messi de jugadores con talento que le ayuden en la conquista de lo único que le falta: un título con la selección absoluta. Comparte Lautaro con Leo la obsesión por la selección argentina, la necesidad de regalarle a su pueblo victorias con el equipo de todos. Desde el primer momento que se encontraron en Ezeiza la conexión entre el delantero del Inter y Leo Messi fue total. Quizá porque a Leo le recordó al Kun Agüero por su forma de desmarcarse, quizá porque no necesitó hablar porque comparten lenguaje futbolístico.

El padre de Lautaro dejó el fútbol sin llegar a ser profesional. Trabajó en una base militar y después como enfermero. Su madre cuidaba de una anciana. Lautaro nunca se ha despegado de sus orígenes, aún recuerda lo que añoraba a su hermano mayor, Alan, extrañaba sus idas al colegio, los entrenamientos, los juegos. Cuando Alan enfermó pensó que no sería capaz de continuar lejos de él.

Lautaro es el goleador de moda en Europa, el ‘9’ que ha decidido el FC Barcelona acompañe a Luis Suárez para ser su escudero y su relevo. También el Real Madrid ha visto en el joven argentino el futbolista que disfrute de Benzema hasta que el francés decida que se acabó esto de marcar goles y de trabajar para los demás. El Real Madrid no tiene a Messi. Ni a Luis Suarez. Y eso tendría que ser definitivo para el ‘Toro’ acabe vistiendo de azulgrana.