Jugará con Bale. Y es del Barça de Messi. Y no será en el Real Madrid

23.05.2019 11:30 de Stefano Bentivogli   Vedi letture
Fuente: Don Balon
© foto de Insidefoto/Image Sport
Jugará con Bale. Y es del Barça de Messi. Y no será en el Real Madrid

La primera temporada de Malcom en el Barça se puede definir con una sola palabra: fracaso. Y estrepitoso. Reclutado el verano pasado procedente del Girondins de Burdeos, ni el más pesimista podría imaginar un desastre así.

Y eso que ya todo pintaba mal desde un primer momento. Fichado como ‘operación exprés’, Ernesto Valverde siempre manifestó que fue una negociación de la directiva. Él en ningún momento pidió su incorporación.

Aunque lo cierto es que el contexto para que el brasileño brillara era idóneo. Ousmane Dembélé no acababa de arrancar y las lesiones no paraban de perseguirle. Philippe Coutinho, el otro futbolista que puede ocupar su posición, tampoco convencía y, a medida que avanzaban los meses, iba empeorando sus prestaciones.

Pero ni así. ‘El Txingurri’ seguía sin confiar en Malcom pese a que sus competidores rozaban la mediocridad. Y se ha ido a la tumba con su idea de no ponerle en el campo, a pesar de no haber dejado mal sabor de boca en los minutos que ha estado sobre el césped.

1.023 minutos divididos en 23 encuentros, en los que ha anotado cuatro goles y ha dado dos asistencias. Un bagaje aceptable, que no sobresaliente. Pero, al menos, demostraba garra, coraje, sacrificio y esfuerzo, algo carente en ‘Cou’ y el ‘Mosquitos y que le ha hecho ganarse el apoyo de la afición.

Su salida está cantada y en el Barça ya se escuchan ofertas que ronden lo que pagaron por él, unos 40 millones de euros. Y el Tottenham ya se ha posicionado para hacerse con sus servicios.

La entidad ‘spur’, a la espera de disputar su último partido de la temporada, la final de la Champions League ante el Liverpool, ya piensa en el mercado. Y Malcom está en la lista de prioridades.

Una oferta que seduce al canterano del Corinthians, que ve con muy buenos ojos la posibilidad de aterrizar en White Hart Lane y ponerse a las órdenes de Mauricio Pocchetino.

Allí, coincidiría con Gareth Bale, que abandonará el Real Madrid y podría regresar a Londres.