“El problema con De Ligt es de humildad”

14.06.2019 21:00 de Stefano Bentivogli   Vedi letture
Fuente: Mundo Deportivo
© foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
“El problema con De Ligt es de humildad”

“El problema que nos estamos encontrando con De Ligt es de humildad”. Ese es el diagnóstico que, más allá de las pretensiones económicas y deportivas del defensa del Ajax, hacen en la cúpula de la entidad barcelonista sobre la actitud de Matthijs a la hora de negociar con el FC Barcelona.

Según relatan algunos participantes en la negociación, De Ligt no tiene una actitud propia de un chaval de 19 años que está comenzando a ser reconocido en el fútbol de elite. No lo valoran en negativo porque esa actitud un tanto arrogante le ayuda en el terreno de juego a jugar sin complejos ante los rivales más potentes. Es, por ejemplo, lo que se le ha visto ante delanteros de la talla de Cristiano Ronaldo, Mbappé o Harry Kane. Eso sí, fuera del campo De Ligt mantiene ese tono de tipo ultraseguro de sí mismo y que exige lo máximo a quien quiere hacerse con sus servicios. Es decir, que le garanticen que jugará tanto como juega ahora (es titular en el Ajax, donde es el capitán, y en su selección) y que le pagarán a un nivel más alto del que marca su edad y experiencia a nivel ‘top’.

De hecho, la personalidad de De Ligt es diferente a la de De Jong aunque éste es mayor que el central. De Ligt se cree ya preparado para todo y no quiere ceder ni dejar mínimamente en el aire alguna opción de no jugarlo todo pese a llegar a un equipo con grandes futbolistas en su puesto. Además, el tono de su personalidad ambiciosa ya lo marca la elección de su agente, Mino Raiola. El Barça no lo critica, simplemente constata las diferencias con De Jong, con quien ha negociado este año. Y es cierto que Frenkie también dudó, presionado por el PSG, pero finalmente primó en su decisión el proyecto deportivo más que el económico. Asumió que tiene tiempo por delante para ganar mucho dinero. Mientras, De Ligt no se corta y quiere ganar más de lo que ganará su amigo De Jong. Y por ahí el Barça no tragará: creen que Frenkie es más influyente en el juego y, además, que siendo más mayor no merece ganar menos que Matthijs. Mientras, De Ligt considera que ya es muy bueno y que debe ganar el dinero que marca su rendimiento y calidad actual, sin mirar en qué escalón de la escala salarial del Barça le sitúe su petición. Y es normal que a él eso le importe poco, pero el club debe evitar incendios salariales con un chaval de 19 años como protagonista que es muy bueno pero que ni es un goleador ni llegará a ser un Messi.

Y otra reflexión interna: si con 19 años ya va así de crecido, ojo con él con 24, titular e indiscutible en el Barça. En este sentido, se recuerda el caso de Ter Stegen: hasta que sacó las uñas pasó dos años sin ser titular fijo para Luis Enrique, y eso que llegó con la promesa de Zubizarreta de ser el portero número uno. Pero llegó Bravo y en la Liga se quedó en el banquillo durante dos temporadas. Si llega De Ligt es para jugar, pero nadie le puede garantizar ser intocable. Eso debe ganárselo.