El Celta, siempre y cuando consiga la permanencia en Primera división, peleará al máximo por hacerse con Rafinha en propiedad, con un contrato de larga duración. Eso sí, desde el propio club se reconoce que en lo económico será una operación muy compleja de cerrar.

Tal y como adelantó MARCA -el pasado 12 de febrero- el centrocampista hispano-brasileño, al que le queda un año de contrato con el Barcelona, tendría salida del conjunto azulgrana por una cantidad de 17 millones.

El Celta, que intentaría rebajar ligeramente esa cifra, podría acceder a la misma y más teniendo en cuenta que en enero ingresó 20 millones por Lobotka y no invirtió esa cantidad en ninguna operación.

Otra cuestión sería el salario del futbolista, inasumible para el Celta de mantener el contrato de los últimos años. Se intentaría que repitiese el esfuerzo que ya hizo este año, convenciéndole con un contrato de larga duración, sabedores que Rafinha en Vigo se siente en casa y sabe que dispondrá de mucho minutos, con la elástica celeste.

El jugador está ofreciendo en el último mes su mejor nivel. Tal y como sucedió en su anterior etapa en Vigo, su mejor rendimiento ha llegado después de la navidades. Esta temporada, con el Celta, acumula 1305 minutos en 17 partidos de Liga en los que ha marcado 2 goles, además ha disputado 38 minutos en Copa. Cuando llegó a Vigo esta campaña ya se habían disputado las tres primeras jornadas ligueras, en las que había participado activamente con el Barcelona.

Sezione: Mercado / Data: Mar 25 Febrero 2020 a las 11:00 / Fuente: Marca
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print