El Barça, despacito con Verratti

 de Stefano Bentivogli  artículo leído 58 veces
Fuente: Mundo Deportivo
© foto de Daniele Buffa/Image Sport
El Barça, despacito con Verratti

Marco Verratti rompió ayer por la tarde su silencio. El centrocampista italiano, que volvió a ejercitarse con sus compañeros del PSG en las instalaciones de Ooredoo, habló para los medios del club para pedir perdón por las manifestaciones de su agente, Donato di Campli, quien se despachó a gusto contra el presidente del PSG Nasser Al-Khelaïfi en el ‘Corriere dello Sport’ y que llegó a afirmar que “Verratti es un preso del Emir”, en alusión a que el fondo de inversión de la familia real qatarí es quien gobierna el club galo.

En sintonía con la estrategia que se habían marcado tanto el Barça como el jugador, Verratti optó por dar un paso atrás, desmarcarse de la ‘rajada’ de su agente y pedir perdón al PSG, al presidente y a su afición.

Pese a que el club parisino lo ‘vendió’ como una entrevista, en realidad fue un monólogo del centrocampista italiano, probablemente forzado a disculparse por parte del presidente. “He pasado unos días difíciles. Esta mañana he visto las declaraciones de mi representante y tengo que decir que esa no es mi manera de pensar. No son palabras mías. Sé que es mi representante pero estoy aquí para excusarme con todos, con el club, con el presidente, con los aficionados, con toda la gente que trabaja aquí. Estoy aquí, he vuelto a los entrenamientos. Estoy muy contento de volver, de reencontrarme con la gente del club, los compañeros, los entrenadores, todo el mundo. Sé que el club confía en mi y quiero una vez más pedir disculpas. Tengo mucho respeto por este club. Si después de cinco años he conseguido ser un buen jugador es gracias solo al París Saint-Germain, que ha confiado en mí desde el principio y es por eso que pido disculpas. Él -por su agente- se ha equivocado con esas declaraciones porque como he dicho antes no es lo que yo pienso. Espero que nunca más pase algo así. Quiero que todo el mundo esté tranquilo. Desde que yo estoy aquí siempre he dado el cien por cien. Y continuaré siempre dando lo mejor para el club”, señaló Verratti.

Pese a las disculpas por las palabras de su representante, Marco Verratti en ningún momento afirmó con rotundidad que vaya a quedarse en el club parisino ni se desmarca del interés del Barça por él.

Parte de la estrategia

Aunque a que priori cueste creerlo, fuentes cercanas al jugador interpretan la disculpa de Verratti como parte de la estrategia en su deseo de poder vestir de azulgrana. A la postura inflexible del presidente del PSG, Nasser Al Khelaïfi, de escuchar la propuesta del FC Barcelona por Marco Verratti, si además se le unía la ‘rajada’ de su agente contra el presidente, era completamente inviable que el Barça pudiera abrir cualquier vía de diálogo con el PSG.

Mucha paciencia

En consecuencia, y con una intención clara de calmar los ánimos,Verratti no tuvo problemas en pedir perdón al presidente, al club y toda la afición y reconocer que si ha llegado donde ha llegado ha sido gracias al PSG. Un paso atrás con la intención de dar dos adelante. Tanto Verratti como el Barça -Bartomeu reconoció ayer abiertamente en MD que el italiano interesa- van de la mano y saben que deben armarse de paciencia para que el presidente del conjunto parisino acabe entrando en razón y vea que no es posible retener a un jugador contra su voluntad. El mercado apenas ha empezado y por delante quedan siete semanas hasta alcanzar el 31 de agosto, día del cierre definitivo. La táctica, como avanzó MD, es conservadora a día de hoy. El jugador no quiere polémica y además de desmarcarse de su agente, ayer mismo empezó a entrenar. Si hace falta irá a la guerra, pero ahora no toca.