Tiene 19 años y es el jugador de moda en Europa con todos los honores y merecimientos. Lleva jugados 30 partidos en esta temporada, ha metido 40 goles y ha dado 8 asistencias. Un animal.

Erling Haaland comenzó a ser noticia internacional cuando en el Mundial sub 20 de Polonia 2019 le metió 9 goles a José García, el aún hoy anonadado portero de Honduras. Una gesta que, acaso por desmedida, pareció propia de un fútbol aficionado. Por tanto, insignificante. Anecdótica. Pero no, este chico noruego aparecido en Bryne FK de tercera división, perfilado en el Molde (con lo que podríamos decir, moldeado) y catapultado a las primeras páginas de deportes en el Red Bull Salzburgo, se está consagrando en descomunal artillero. La noticia es que no marque, sea en la Bundesliga o en la Champions. Desde la titularidad o desde el banquillo, siempre llega a tiempo de alterar el marcador.

Los grandes de Europa, sin embargo, no se atrevieron en un momento, hace seis meses, a apostar por él como hizo el Borussia Dortmund en el mercado invernal: 20 millones para el club y comisiones millonarias según todas las fuentes (entre 8 y 10 millones para el padre y 15 para Mino Raiola, el superagente del jugador que, como hizo con la Juve y De Ligt, también incluyó una cláusula de venta obligatoria si en 2022 alguien llega y pone 75 millones en la mesa). En el caso del holandés que se le escapó al Barça para irse a la Juventus, son 150 en 2021.

El Borussia, por cierto, es ese equipo que fichó a Ousmane Dembélé por 15 millones y al año siguiente se lo vendió al Barça por 120. Es también el mismo equipo que en 2014 se trajo de Estados Unidos a Christian Pulisic y el curso pasado le traspasó al Chelsea por 64. El mismo Dortmund que vio calidad en un chico ghanés del Saint Étienne y en 2013 firmó a Pierre-Emerick Aubameyang por 13 millones. Cinco años más tarde, el Arsenal pagó 63 por llevarse al goleador.

Para no seguir haciendo sangre, olvidemos la gestión realizada por los técnicos del Dortmund advirtiendo, eso sí, que ahora anda tras Eduardo Camavinga, un chico de 17 años del Rennes (de donde ya se llevaron a Dembélé) al que siguen Barça, Madrid y otros grandes clubes pero nadie se lanza a cerrar la operación. Los alemanes están en ello con convicción similar a la que tuvieron en el mercado para fichar a Erling Haaland.

Sezione: Mercado / Data: Mié 26 Febrero 2020 a las 16:00 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print