Las joyas del barça que viene: ¡ blindados los campeones de la Youth League !

12.07.2018 17:40 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 186 veces
Las joyas del barça que viene: ¡ blindados los campeones de la Youth League !

Tras la fuga de algunas perlas de la cantera como la del juvenil Sergio Gómez al Borussia Dortmund en enero, Robert Navarro (Mónaco), Pablo Moreno (Juventus), Adrià Bernabé (Manchester City) y Joel López (Arsenal) , el FC Barcelona ha trabajado intensamente en los últimos meses para asegurar la continuidad de los pilares del equipo que se proclamó campeón de la Youth League, renovando a todas sus perlas con clausolas de 100 o 200 millones

Las cuatro joyas que el club quiere mimar más son: Oriol Busquets, Miranda, Riqui Puig y Abel Ruiz que firmaron el contrato en compañía del presidente Josep Maria Bartomeu.

El único jugador que no ha renovado es Mate Morey ( lateral derecho ) que queda libre en 2019 y la directiva esperará a ver cómo va el curso este año en el B.

Estas son las joyas del Barça que viene, jugadores con un potencial increíble y con un gran futuro en el primer equipo del Barcelona: 

- Iñaki Peña: 1999. Portero. Llegó al Barça el año 2012 procedente del Villarreal. En el club hay muchas esperanzas depositadas en el alicantino; buen físico, fuerte y sobresale por su juego de pies. Es un parapenaltis: en el 2013, en la final del " VII Torneo Internacional Reino de León " entre los Infantiles A del Barça y Atletico, después del empate a cero, el meta azulgrana paró ¡6 penas máximas ejecutas por los 'colchoneros'! Gracias al acierto de Iñaki, que además marcó el tanto decisivo para su equipo, el Barcelona se impuso en la 'ruleta rusa' por 4-3 y se llevó el trofeo. Este año fue titular en la Youth League que el Barça ganó.   
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 60 millones su clausola.

- Juan Miranda: 2000. Lateral izquierdo. Miranda empezó a jugar en el equipo de su pueblo, Olivares y de allí pasó al Betis. Fue allí donde le descubrió Albert Puig y consiguió ficharle cuando el Real Madrid ya casi lo tenía en el bolsillo ne el 2014. Pero es que Juan Miranda ha sido culé desde pequeño, cuando con apenas dos o tres años por Reyes siempre pedía lo mismo: la camiseta y un balón del Barça. Su deseo no era conocer a ningún gran personaje de la historia sino poder hablar con Messi, Iniesta o Xavi. En el campo es una bala, donde sube la banda a gran velocidad. Juan derrocha físico (mide casi 1,80) y talento a partes iguales. Sólo le falta un poco de rigor táctico, carencia característica de los defensas andaluces, pero se desdobla en ataque con facilidad, criterio y mucho peligro. Su golpeo de balón con la zurda es espectacular y su centro, tanto por arriba como raso, medio gol.  
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 200 millones su clausola.  

- Òscar Mingueza: 1999. Defensa central. Procedente del Santa Perpetua, llega al club en el 2007 con apenas 7 años y  empieza en el Benjamín B, de hecho, siempre ha jugado de azulgrana. Siempre ha jugado de defensa y desde hace unos años se ha consolidado como uno de los centrales con más futuro. Reservado de carácter pero extrovertido en juego, Òscar Mingueza destaca por su concentración, colocación, capacidad correctora y salida de balón. Quienes le conocen bien valoran, además, su inteligencia táctica, su capacidad de anticipación y su plus en las acciones a balón parado. Aún tiene un trecho por recorrer, física y técnicamente, como en la defensa cuerpo a cuerpo o en el repliegue en acciones al contragolpe. Como su referente, Gerard Piqué, és un líder dentro y fuera de la cancha. Un central contundente y con criterio, que ha mamado Barça durante toda su carrera.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 100 millones su clausola

- Jandro Orellana: 2000. Medio centro/Pivote. Muchos han coincidido en compararle con Sergio Busquets. Y la verdad es que el propio Jandro en alguna ocasión ha reconocido que es uno de sus referentes. Es un futbolista tácticamente excepcional, técnicamente muy bien dotado, claro ejemplo del ADN Barça y que sabe controlar perfectamente los tempos de los partidos. Comenzó a jugar a fútbol a los 8 años en la Escola de Futbol Gavà. Del Gavà, donde estuvo cuatro años, se fue al Espanyol, donde jugó las dos temporadas de infantil. Y de allí Franc Artiga, entonces entrenador del cadete B, se lo llevó a Can Barça. Tímido y reservado fuera del terreno de juego, dentro es un futbolista tremendamente exigente consigo mismo y que siempre pone los intereses del equipo por encima de los suyos.  Pero si algo define a Jandro Orellana es su capacidad de trabajo. Hay jugadores a los que no les gusta entrenar. A él le encanta. Sabe que con la calidad que tiene, con esfuerzo y trabajo puede llegar muy lejos. Y no escatima nada.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 100 millones su clausola. 

- Oriol Busquets: 1999. Pivote. Procedente de la Escola de Fútbol de Sant Feliu de Guíxols llega en el 2007 al Benjamín B de Jordi Font. A partir de allí, ha destacado en todas las categorias por las que ha pasado. Se trata de un pivote defensivo que está llamado a ser el sustituto de Sergi Busquets. Se define como un centrocampista con potencia, que ayuda a la salida del balón y con mucho recorrido. Su máxima cualidad, por su puesto, es su talento, su entrega o su trabajo constante. Los técnicos destacan de Oriol la madurez que siempre demostró sobre el terreno de juego respecto a sus compañeros de promoción. Desde que llegó al fútbol base del Barça Oriol Busquets ha evolucionado, jugando en todas las demarcaciones del centro del campo hasta consolidarse como mediocentro. Esto le permite conocer como pocos el 'rondo' y sus 'tempos'. Con Oriol, los técnicos trabajaron desde su llegada a La Masia aspectos como la coordinación para conseguir que un chaval de su talla (1,85 m.) tuviera la agilidad y rapidez de movimientos necesarios para una demarcación como la de pivote.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 200 millones su clausola.

 - Abel Ruiz: 2000. Delantero centro/Extremo izquierdo/Extremo derecho. Comenzó su formación en una de las canteras más prolíficas del fútbol español como es la del Valencia pero en el salto a categoría cadete en 2012 cambió de aires y el Barcelona lo reclutó para que se marchara a La Masia. Su actitud refleja fielmente lo que espera el Barça de sus canteranos: paciencia y compromiso. La continuidad de Abel Ruiz es una de las buenas noticias que ayuda a creer en una política de cantera, ejemplos como el de Sergi Roberto, hoy titular del primer equipo tras años de paciente espera, son los que te pueden llevar de promesa a realidad culé si se cubren los pasos oportunos en un orden. Y quizás por ello, Ruiz está siempre por delante de lo que le tocaría por edad: con 17 años debutó en el Barça B y la pasada temporada, siendo juvenil de segundo año, fue jugador del filial, participando en 26 partidos en Segunda División y marcando tres goles, además de conquistar la Youth League y debutar con el primer equipo en la Supercopa de Catalunya. Ruiz que, pese a jugar en el Barcelona, reconoce que el ex jugador del Real Madrid Álvaro Morata y Neymar son sus ídolos y está llamado a ser uno de los referentes de LaLiga y de la selección española en el futuro.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 100 millones su clausola.

- Riqui Puig: 1999. Medio centro. El juego de Riqui Puig recuerda a grandes rasgos al de Andrés Iniesta: jugador de toque, con una gran habilidad para la conducción y una visión de juego excepcional. El joven talento llegó al Barça en 2013 y ha ido pasando desde el Cadete B por los diferentes equipos del fútbol formativo. Sin ser alto ni un portento, domina un fútbol plagado de jugadores físicos. Su posición es la de interior y sus principales virtudes giran entorno al dominio del balón. Pero sobretodo lo que más sorprende en la joven perla azulgrana es su gran acierto en las tomas de decisiones. Puig sabe encontrar siempre el mejor pase, desde la devolución simple de primeras a la asistencia de gol con un pase en profundidad. La conducción es otro de los puntos fuertes del jugador. Es capaz de romper las líneas de presión llevando el balón pegado a los pies. Es en esa habilidad en la que recuerda más al jugador de Fuentealbilla. La eficacia del jugador del Barça B se basa en la lectura del juego y en una buena colocación para proteger el balón. Pese a su corta estatura y poco peso, Puig se coloca entre la pelota y el adversario con una habilidad tremenda. Por este motivo, las faltas son muchas veces la única manera de pararlo y quitarle el balón es prácticamente misión imposible. Las capacidades físicas de Riqui Puig limitan su aportación defensiva al equipo. Sin embargo, lo compensa leyendo los movimientos del adversario para anticiparse. En la presión se muestra muy eficaz consiguiendo interceptar con frecuencia pases del contrario.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 100 millones su clausola

- Álex Collado: 1999. Medio centro/Medio centro ofensivo/Extremo derecho. Collado dio sus primeros pasos futbolísticos en uno de los clubs históricos de Sabadell, el Mercantil. De ahí pasó al Espanyol, donde Albert Benaiges se fijó en él y no dudó en llevárselo para La Masia siendo alevín. A partir de ahí, ha ido creciendo futbolísticamente. Álex Collado, aunque no le da mal con la derecha, tiene una zurda de oro. Los técnicos que lo han tenido en el FC Barcelona hablan maravillas de su calidad técnica, de su chut y de su buena llegada desde la segunda línea. El suyo es un fútbol asociativo pero a la vez con la suficiente calidad técnica para desbordar, por ejemplo, con un uno contra uno en el centro del campo. ¿Cómo se resume todo ello? Pues diciendo que estamos ante un auténtico ‘jugón’ con un indudable ADN Barça, algo cada vez más difícil de encontrar en la cantera barcelonista. Como casi todos los futbolistas, Collado tiene sus referentes futbolísticos, que en su caso serían básicamente David Silva y Andrés Iniesta. Sin embargo, algunos ven en su juego cierto parecido con el exmadridista Mesut Özil. Veremos hasta dónde puede llegar Álex Collado, pero nadie duda que por calidad, actitud y trabajo lo tiene todo para aspirar a las más altas cuotas. Ya sabemos que el primer equipo del Barça está muy caro, pero el mundo no se acaba aquí y este sabadellense de 18 años no debería tener problemas para hacerse un nombre en el fútbol profesional.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales. Su clausola es de 50 millones de euros mientras esté inscrito con el Barça B que pasará a ser de 100 millones si está inscrito con el primer equipo.

- Monchu: 1999. Mediocentro/pivote. Monchu dio sus primeros pasos futbolísticos con apenas cinco años en el CIDE, el equipo de su barrio y uno de los clubes con más prestigio en Mallorca por su trabajo con la base. De ahí pasó al Mallorca y llegó al Barça como infantil, para incorporarse al equipo de Denis Silva. En Mallorca siempre había jugador de pivote, sin embargo, en el Barça siempre se ha apostado más por él como interior. Técnicos que le han tenido a sus órdenes hablan de Monchu como de un jugador muy competitivo, técnicamente muy bueno, con llegada (dicen que es uno de los interiores con más llegada que ha tenido el club) y un muy buen lanzador de faltas. Jugador con carácter tiene entre sus referentes futbolísticos a jugadores de gran técnica, como Thiago Alcántara o Xavi pero también a futbolistas más de carácter, como Arturo Vidal. Pero si algo le caracteriza por encima de todo es su amor por el fútbol y saber ser agradecido. Siempre cuenta a sus íntimos que cuando llegó a la Masia como infantil todo el mundo le trató muy bien y le ayudó en su adaptación. Por eso él, ahora, hace lo mismo con los más pequeños cuando llegan al Barça. Les ayuda, les aconseja, está a su lado y les apoya incluso en los entrenamientos. Por todo ello, Monchu se ha ganado de calle el cariño y la amistad de todos los que están en La Masia. Ahora, Monchu sabe que tiene que seguir trabajando. Dicen que llegar no es difícil, lo difícil es mantenerse. Por eso debe seguir trabajando para poder conseguir la titularidad en el Barça B.
Renovó hasta 2021 con dos años opcionales, 100 millones su clausola 

- Chumi : 1999. Defensa central. " Siempre fui del Barça, desde pequeño. Cuando me llamaron del Barça pensé que era una broma", admitió el defensa. El gallego, siempre ha ido por delante de la categoría que le correspondería. Sus compañeros le comparan con Bartra, aunque él asegura parecerse más a un madridista. "Creo que me asemejo más a Varane", dijo en. "Chumi" se autodefine como un central "fuerte en el marcaje y al que le gusta salir con el balón controlado", hecho esencial para aspirar a triunfar en Can Barça. Chumi destaca por su velocidad, su poderoso juego aéreo y su buena técnica con la pierna derecha. Es polivalente, puede jugar de central o de lateral Su potencial es enorme.
Renovó hasta 2020 con tres años opcionales, 100 su clausola. 

- Carles Pérez: 1998. Extremo derecho. De existir un Balón de Oro de la cantera azulgrana, el delantero Carles Pérez habría estado, sin ninguna duda, en el podium. El delantero empezó 2013 en el Cadete. Empezó en el Vilanova de la Roca, despuntó  los dos años de Benjamín en las filas de la Damm. De la Damm pasó al Espanyol; El Barça lanzó sus redes sobre aquel potente conjunto blanquiazul y en el verano de 2012 fichó a Carles Pérez. Pese a que Pérez es el clásico delantero que no perdona, con un nivel de efectividad altísimo, los técnicos le colocan más en la banda que en el centro, razón por la que Neymar se ha convertido en su referencia futbolística. Al margen de su olfato de gol,  destaca también por capacidad para desequilibrar en conducción, su potencia y su velocidad y su poderoso disparo con la zurda. Carles Pérez es una promesa, pero pronto será una realidad.
Renovó hasta 2020 con dos años opcionales, 100 su clausola

- Guillem Jaime: 1999. Lateral derecho. El Torreforta fue su equipo antes de vestir la camiseta azulgrana. Llamó la atención a los ojeadores azulgranas y lo ficharon para el Benjamín B.  Son contadísimos los jugadores que llegan al Barça B habiendo pasado por todas, absolutamente todas, las categorías inferiores del club. Los inicios en el Barça fueron duros, por los incontables desplazamientos entre Tarragona y la Ciudad Condal. En todos los equipos por los que ha pasado siempre ha destacado por su velocidad y esfuerzo dentro del terreno de juego. Fuera, es un chico que intenta no llamar la atención y actualmente compite con Dani Morer por el lateral derecho del Barça B. El encargado de levantar el trofeo de la Youth League fue él, el capitán.
Renovó hasta 2020 con dos años opcionales, 100 millones su clausola.