Iniesta, una vida en azulgrana

08.09.2018 21:30 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 305 veces
© foto de Daniele Buffa/Image Sport
Iniesta, una vida en azulgrana

Había una vez un chico de Fuentealbilla que se convirtió en un mito del Barcelonismo......

Andrés Iniesta nació en Fuentealbilla, provincia de Albacete, el 11 de mayo de 1984. Solo tenía 12 años cuando un 17 de septiembre de 1996 se subió al coche junto a sus padres y su abuelo para recorrer los 460 kilómetros que separan Fuentalbilla de Barcelona y dormir por primera vez en La Masia, dejando el Albacete Balompié, club del que ahora es accionista, para fichar por el FC Barcelona. El silencio en un viaje que a su padre le recordó “un funeral”, con el ruido del motor del coche como único sonido, fue el anticipo de una noche que Iniesta todavía califica como “terrible”. “El peor día de mi vida lo he pasado en La Masia. Así lo sentí entonces y así lo siento ahora, con tanta intensidad como si no hubiese pasado el tiempo”, relata en ‘La jugada de mi vida’, su libro autobiográfico. Y le siguieron muchas noches más llorando a lágrima viva toda la familia antes, durante y después de su turno con la cabina telefónica de la residencia del Barça. . "Todos vimos llorar a Andrés, llorar en silencio", recordaba Víctor Valdés. Poco a poco, se hizo fuerte en La Masia, con el estímulo del balón y nuevos amigos como el mismo Valdés, gran su protector.

Si el Barça se había enamorado de él en el Torneo Nacional Alevín de Fútbol 7 de Brunete de 1996, con la camiseta del Albacete, otro torneo de fútbol base, la prestigiosa Nike Premier Cup de 1999 le puso el cartel de joya de la cantera azulgrana. Los técnicos creían en él y en febrero de 2001, con 16 años, ya se entrenaba con el primer equipo a las órdenes de Serra Ferrer, aunque no debutó hasta octubre de 2002 con Van Gaal en Brujas.
Iniesta fue, es, el último futbolista que sufrió el recorrido por el desierto del fracaso hasta, en 2005, comenzar a sumar éxitos. Primero, en agosto de 1998, se catapultó Xavi; en octubre de 1999 fue Puyol, Víctor Valdés debutó en agosto de 2002 y dos meses después lo hizo el manchego, jugador a quien Van Gaal trató con tanto mimo como le fue posible, evitando una cesión que se rumoreó al Betis (donde le esperaba Serra Ferrer) y dejando anotado claramente a su marcha que la permanencia de Andrés en el vestuario no debía, como en los casos de sus compañeros, ser puesta en cuestión.
Iniesta no lo tuvo fácil para hacerse un hueco en el primer gran Barça del siglo XXI, el que capitaneó Rijkaard desde 2003, el año en el que el manchego se asienta en el primer equipo; Iniesta ni siquiera fue titular en la final de la Champions de 2006, cuando el Barça superó al Asenal en el Stade de France de Saint-Denis.
Algo similar le ocurrió a Xavi, rodeado de dudas durante aquellos años, siempre discutido hasta que su excelente rendimiento en la Eurocopa de 2008. Eran los tiempos en los que en Can Barça se debatía sobre la compatibilidad de Iniesta y Xavi: en la medular del equipo vivían por entonces otros nombres (Deco, Edmilson, Van Bommel, Motta y poco después, Touré) y las virtudes de Iniesta eran poco menos que sospechosas. Pero mientras ese tipo de centrocampistas más físicos iban abandonando el equipo, Iniesta fue un jugador muy importante en el fútbol que Guardiola implantó en el Barça en 2008. Tanto Iniesta como Xavi fueron titulares indiscutibles en el ‘Pep Team’: junto a Valdés, Xavi y Puyol y Messi fueron los hilos conductores entre una etapa y otra.

EL SALTO CON RIJKAARD
Como en muchas de las cosas buenas que le han pasado al Barça a lo largo de su historia, Holanda tiene un papel clave en la irrupción de Iniesta. Es Louis Van Gaal el que le hace debutar con el primer equipo y Frank Rijkaard el que le sube de manera definitiva a la primera plantilla y le da minutos. El holandés lo utilizó normalmente como el futbolista número ‘12’. Rijkaard prefería a futbolistas de un perfil más físico como Van Bommel para acompañar a Xavi en el centro del campo y, en la zona ofensiva. Pese a sus buenas actuaciones cada vez que salía, especialmente en el camino a la final de la Champions en 2006 de París, Rijkaard no se atrevió a darle la titularidad en París, aconsejado por su segundo, Henk Ten Cate, en una decisión que quedó clavada como un puñal en el corazón del futbolista durante muchos años. Eso sí, Rijkaard no tuvo más remedio que recurrir a Iniesta para remontar y el manchego levantó la primera de sus cuatro ‘Orejudas’ (2006, 2009, 2011 y 2015). Sin embargo, lo mejor estaba por llegar. Tuvo que ser un hijo de La Masía como Pep Guardiola el que le diera el poder a La Masía.

Llega Guardiola, empieza el ‘ Pep Team ‘

Iniesta superó sus años de mayor incertidumbre en el Barça, incluso con opciones de dejar el club, y se consolidó plenamente de la mano del que fuera su ídolo de infancia y que le dio las llaves del equipo en 2008: Pep Guardiola. El de Santpedor habló con Andrés antes de que el futbolista se marchara a la Eurocopa de Austria y Suiza y le dejó claro que sería una vaca sagrada en sus planteamientos. Así fue desde el primer momento, formando el centro del campo de más talento de la historia del Barça con Busquets y Xavi. Andrés disfrutó ofreciendo su mejor versión y ganando el primer triplete, recordado especialmente por la fecha del 6 de mayo del 2009.

‘ El Iniestazo’

Iniesta nunca ha sido un gran goleador, pero sí un especialista en marcar en partidos de enorme trascendencia. Este 6 de mayo, en Stamford Bridge, volvió a surgir el alma del Iniesta más determinante. El Barça estaba hundido, con diez jugadores y un Chelsea que ya se vía en la final de Roma. Fue entonces cuando Andrés empalmó desde la frontal con efecto y mandó la pelota a la escuadra de Peter Cech. El célebre ‘Iniestazo’ que hizo enloquecer a los culés. Un momento de éxtasis que no se vivía desde el gol de Bakero en Kaiserlautern en 1992 y provocó incluso un ‘baby boom’ en Catalunya. El 27 de mayo Iniesta, pese a una lesión, fue titular en la final de la Liga de Campeones, asistiendo a Samuel Eto'o en el primer gol en la que fue su segunda Liga de Campeones y su primer triplete.

La temporada 2009-10 de Iniesta fue interrumpida en gran parte por las lesiones recurrentes. Se perdió la pretemporada debido a la rotura del aductor sufrida en la final de la Liga de Campeones 2009, y esto significaba que a pesar de que jugó en casi tantos partidos como la temporada anterior, lo hizo todo como un sustituto, a partir de tan sólo 20 juegos completos. Sin embargo, el Barcelona ganó el título de Liga, nuevamente, asegurando un registro de 99 puntos. Su temporada llegó a su fin después de que se resintió de una lesión en la pantorrilla anterior durante el entrenamiento.

El 10 de enero de 2011 se entregó el premio FIFA Balón de Oro 2010, en el que Iniesta fue el segundo clasificado por detrás de Lionel Messi y delante de Xavi; además fue incluido en el once ideal. Aquella temporada acabaría ganando su quinta Liga española y su tercera Liga de Campeones con el Barcelona.

Después de la gran fiesta que supusieron los años con Pep, llegó el momento de la resaca. La presencia de Messi en el equipo la hizo más llevadera. El equipo siguió ganando, aunque dio la sensación de que cada temporada con Leo, Xavi e Iniesta en la plantilla que no se ganara una Champions, era un fracaso. Consecuencias de haber alcanzado la excelencia.

El sucesor de Pep fue víctima de una cruel enfermedad, aunque siempre quedará en el recuerdo la eterna Liga de los 100 puntos.Andrés llevó su magia a puntos sublimes en la ‘era Guardiola’ con la final de Wembley en 2011 ante el Manchester United como punto álgido. Iniesta no pudo repetir Champions en 2012, pero sí se llevó el trofeo al mejor jugador del fútbol europeo tras la excelente Eurocopa de Polonia y Ucrania.

Se repitió Triplete en 2015.

Tras el año para olvidar del Tata, llegó Luis Enrique y el segundo triplete. Con el paso de los años, la figura de Iniesta ha perdido peso. Con Lucho el juego se volvió más directo, con menos peso de los centrocampistas y mayor protagonismo para los tres delanteros. No obstante, el manchego ha seguido siendo un jugador que marca diferencias, un futbolista imprevisible, capaz de desatascar un partido con una genialidad. Eso sí, se ha visto obligado a dosificarse para llegar en condiciones a los momentos clave de la temporada. Su asistencia a Rakitic en la final de Berlín en 2015, donde fue elegido MVP, es otra de las jugadas en su colección de obras de arte. La época de felicidad máxima dio paso a unos años otra vez duros, sobre todo marcados por la desgracia de Tito Vilanova.

El triplete dio paso a un relevo en la capitanía. Xavi Hernández se marchó a Catar y Andrés cumplió uno de sus sueños, como era lucir la senyera en el brazo como primer capitán del equipo. Su elección no ofreció discusión. Querido y valorado por los compañeros por su sentido de la responsabilidad, Iniesta ha sido un líder ejemplar. Ovacionado por propios y foráneos, el Barça ha estado representado de forma inmaculada las tres últimas temporadas.

En octubre de 2017 firmó un contrato vitalicio con el club catalán, pero el 27 de abril de 2018 anunció su marcha del F.C. Barcelona, después de 22 años en el club. El 20 de mayo de 2018 cerró su ciclo como azulgrana frente a la Real Sociedad donde el Barcelona ganó 1-0 con gol de Philippe Coutinho. Andrés fue sustituido a los 81 minutos de juego por Paco Alcácer.

Andrés Iniesta ha levantado 32 títulos oficiales. Esa marca, sumando los tres trofeos que tiene con la selección, le convierte en el futbolista español más laureado de todos los tiempos:- Liga x9; - Supercopa de España x7; - Copa del Rey x6; - Champions x4; - Supercopa de Europa x3; - Mundial de Clubes x3; - Mundial x1; - Eurocopa x2.

Con la Selección

Su primera convocatoria con la selección absoluta, coincidió con la lista que el seleccionador Luis Aragonés, dio el 15 de mayo de 2006 para el Mundial de Alemania. Su primer partido de competición oficial y como titular, fue ante Arabia Saudí en el Mundial de Alemania. En ese Mundial, España hizo pleno de victorias en la fase de grupos y pasó como primera a los octavos de final. Finalmente el cruce inesperado ante la veterana Francia de Zidane (futura finalista del Mundial), fue un obstáculo insalvable para la todavía poco experimentada selección de Luis Aragonés. La Eurocopa 2008, supuso el torneo de consagración de Iniesta. Destacó de su participación, ser el único jugador del conjunto español que disputó todos los encuentros como titular. El 29 de junio de 2008, en el Estadio Ernst Happel de Viena, España se proclamaba ante Alemania, campeona de Europa por segunda vez en su historia.

En la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010, Andrés fue convocado nuevamente siendo titular en todos los partidos de España salvo en uno debido a una lesión. En el torneo anotó dos goles, uno frente a la selección de Chile y el otro en la Final. " Un especialista en marcar en partidos de enorme trascendencia " como el de Stamford Bridge y como el del Soccer City de Johannesburgo, estadio de la final del Mundial contra Holanda, el 11 de julio de 2010, donde Iniesta marcó el gol de la victoria en el minuto 116, gol que dio la primera Copa del Mundo a España.​

El 1 de julio de 2012, en el Estadio Olímpico de Kiev, Iniesta añadía un título más a su palmarés con la selección, ya que fue convocado para disputar la Eurocopa 2012 en Ucrania y Polonia, torneo del que se proclamaron vencedores. Fue elegido "Mejor Jugador de la Eurocopa" y durante la competición, fue elegido en tres partidos, incluida la final, mejor jugador del partido.

Un ejemplo para los miles y miles de niños que le han idolatrado a lo largo de su extensa carrera. No podían tener mejor referente. Un chaval que luchó por sus sueños, los cumplió y siempre con un comportamiento exquisito. No es casualidad que a lo largo de sus 16 temporadas en la élite futbolística nunca haya sido expulsado. Nunca. Ni en el Barça, ni en la selección. Su comportamiento en el campo es el mismo que fuera de él. Nunca ha tenido una palabra de más y siempre ha dado ejemplo.

Ha elevado a lo máximo el valor de la amistad cuando después del gol del Mundial de Sudáfrica, se levantó la camiseta para que todo el mundo pudiera leer el nombre de Dani Jarque, su gran amigo que nos dejó de manera inesperada y prematura. Un acto que le ha valido el reconocimiento de la gran afición rival como es la del Espanyol. Es el único jugador azulgrana al que siempre se le aplaude en Cornellá. No es el único campo. A Iniesta se le valora como jugador, pero sobre todo como persona. Salvo en un par de excepciones, todos los campos le ovacionan. Por algo será.​

Transcurridos 22 años, Andrés ha decidido poner un punto y aparte en su trayectoria barcelonista; aunque Iniesta, tarde o temprano, volverá a casa. Gracias por todo, Don Andrés

Db Johannesburg (Sud Africa) 11/07/2010 - finale mondiali Sud Africa 2010 / Olanda-Spagna / foto Daniele Buffa/Image Sport nella foto: Andres Iniesta coppa © foto de Daniele Buffa/Image Sport
Db Zurigo (Svizzera) 10/01/2011 - red carpet pallone d'oro 2010 / nella foto: Andres Iniesta © foto de Daniele Buffa/Image Sport
Mg Londra (Inghilterra) 28/05/2011 - finale Champions League / Barcellona-Manchester Utd / nella foto: Andres Iniesta © foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
Db Montecarlo (Francia) 26/08/2011 - supercoppa Europea / Barcellona-Porto / nella foto: Andres Iniesta © foto de Daniele Buffa/Image Sport
Db Kiev (Ucraina) 01/07/2012 - finale Euro 2012 / Spagna-Italia nella foto: Andres Iniesta-Juan Francisco Garcia © foto de Daniele Buffa/Image Sport
Mg Berlino (Germania) 06/06/2015 - finale Champions League / Juventus-Barcellona nella foto: Barcellona © foto de Matteo Gribaudi/Image Sport
Iniesta recoge el trofeo al final del partido de la final de Copa del Rey (5-0) disputada en el Estadio Wanda Metropolitano de Madrid, 21/04/2018 © foto de J.M.Colomo