A finales de marzo todos los equipos del mundo ha definido los nombres de los futbolistas que creen van a mejorar el nivel de sus plantillas. El Barça tiene hechos esos deberes desde hace semanas, pero a día de hoy es racionalmente imposible afrontar con ningún futbolista el tramo de las negociaciones. El Covid-19 ha cambiado radicalmente el escenario económico.

Los clubs llevan semanas sin generar ingresos. Ni derechos de televisión, ni taquillajes, ni seguridad en el cobro de patrocinios. Nada de nada. Y no sólo eso, no hay mente científica capaz de saber cuánto tiempo más se prolongará la sequía, cómo seguir haciendo sostenibles a los clubs en estas circunstancias y cómo afectará al mercado esa situación jamás vista que ha paralizado sine die todas las competiciones.

Eso sí, lo que se da por sentado es que asistiremos a una devaluación más que notable del mercado que, previsiblemente y por lógica necesidad económica, tendrá que moverse más a base de trueques de futbolistas que de operaciones deslumbrantes. Gastos que no podrán afrontarse tras no poder cumplir con los presupuestos actuales que ya se asumen como deficitarios.

En este contexto, el Barça, formalmente, no sólo ha paralizado cualquier oferta prevista para entrar en la fase de negociación por objetivos como Neymar , Lautaro o Laporte , sino que asegura no haber realizado propuesta alguna por nadie “porque sería una irresponsabilidad ir adelante dando los pasos completamente a ciegas”. Una posición que se aplicará, exactamente igual, a la operación salida de los transferibles. No se aceptarán ofertas en tanto en cuanto no se clarifique la situación o llegue un loco con una propuesta real pero fuera de mercado.

Sezione: Club / Data: Mié 25 Marzo 2020 a las 14:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print