El Barça B que viene

16.05.2019 19:30 de Giusi Zaffiro Twitter:    Vedi letture
Fuente: Sport.es
El Barça B que viene

El Barça B se ha quedado a las puertas de la promoción de ascenso y toca pensar ya en la próxima temporada. El filial azulgrana ha salvado el 'shock' de la Segunda B con dignidad y un equipo que en su mayoría eran futbolistas procedentes del juvenil, pero de cara al siguiente curso se debe exigir más en lo deportivo. ¿Con qué plantilla? La base está formada y el club, que hizo un gran esfuerzo el pasado verano renovando a los futbolistas campeones de Europa con mayor proyección, no quiere desbandadas, pero en los despachos se acumularán las peticiones de cesión para aquellos que consideran que la categoría de bronce les queda pequeña y no ven la opción de derribar la puerta del primer equipo. Se avecina un verano calentito.

García Pimienta, que tomó las riendas del Barça B a finales de la pasada campaña en un proyecto hasta 2020, debe seguir con toda lógica. Su ascendente sobre los jugadores será fundamental para que no se acumulen las peticiones de cambiar de aires, si bien tendrá peso sobre todo saber quién rige los destinos del primer equipo (muchos esperaban más oportunidades con Valverde) y la pretemporada en tierras asiáticas, aunque este año se prevé que no irán tantos chavales del filial al no ser año de Mundial ni Eurocopa.

El bloque principal

Hay muchos jugadores con los que se cuenta, pero que esperan ser considerados de una manera u otra por el primer equipo. Iñaki Peña, Wague, Oriol Busquets, Riqui Puig, Collado y Abel Ruiz son los que tienen más números de entrar en dinámica y ya han tenido oportunidades esta temporada. Chumi y Miranda dependen de la continuidad de Valverde, que dejó de contar con ellos tras el partido copero en el feudo del Levante. El sevillano tiene muchos números de salir cedido y el Betis continúa apretando.

Jorge Cuenca, Monchu y Carles Pérez aspiran a tener una oportunidad arriba que se les ha negado de momento. Si ésta no llega, plantearían ser cedidos, mientras que futbolistas como Carevic, Mingueza, Araujo, Guillem, Vilarrasa, McGuane, Kike Saverio y Gabriel Novaes, al que le queda temporada más de cesión, seguirían en el filial, aunque en algún caso sí se aceptaría una salida.

Los que terminan contrato

Seis son los futbolistas que acaban este verano y lo cierto es que casi todos saldrán. El meta Jokin Ezkieta lo tendría hecho con el Athletic de Bilbao, mientras el lateral Morer tiene pocas opciones de renovación tras los pocos minutos esta temporada.

Un caso delicado en defensa es el de Mateu Morey, quizás la única pieza clave procedente del juvenil que se quedó sin renovar o salir en busca de fortuna. Las posturas en lo económico y en las pretensiones de tener contacto con el primer equipo están muy distanciadas y no seguirá.

Otro caso particular es el del centrocampista Ferran Sarsanedas. Es el capitán del equipo y también se ha visto condicionado por una larga lesión. Lo normal es que el club le hubiera ofrecido la renovación como en otros casos similares, y aunque ya llegan tarde, todavía hay esperanzas de que continúe, al menos, una temporada más.

Es el único que se podría quedar de los que terminan y están en la plantilla actual, pues en el ataque, Merveil acaba cesión y no se ejercerá la opción de compra con el Getafe. Por otro lado, las negociaciones para renovar a Rafa Mujica están estancadas y llegan ofertas desde Inglaterra. El delantero canario es consciente que tiene por delante a Abel Ruiz y que se le quiere dar protagonismo a Marqués.

Los que vuelven tras cesión

Como cada verano, en las oficinas del club tendrán que resolver el futuro de varios jugadores cedidos a los que les toca regresar. De los ocho, solo termina contrato Santi Bueno (Peralada), con pocos visos de renovación. Sergi Puig (Conquense), Ballou (Albacete), Alasana (FC Etar), Calavera (Lleida), Braima Fati (Vilafranca) y Tugarinov (Cornellà) tienen contrato en vigor. Otra cosa es que se queden, dependerá de las necesidades de la plantilla.

Un caso más especial es el de Marc Cardona, muy por encima del nivel de la Segunda B y totalmente preparado para Primera División como se ha comprobado en Eibar, donde llegó cedido antes de renovar hasta 2021. Primer equipo, nueva cesión, venta... cualquiera de las salidas no pasarían en principio por regresar al filial.

Los juveniles que suben

Jandro Orellana y Alejandro Marqués terminan su etapa juvenil y tienen todos los números para consolidarse en el filial. A ellos habría que añadir a Comas, aunque habrá que ver cuántos centrales salen de la plantilla, el centrocampista Lucas de Vega, renovado hasta 2022, y posiblemente Konrad de la Fuente, aunque al extremo le queda un año más de juvenil.

Aparte están los casos de Ilaix Moriba y Ansu Fati, este último todavía no ha renovado y la incertidumbre es total. Pero ambos tienen una proyección enorme y con 16 años podrían hacer la pretemporada con el Barça B. Y luego está Labinot, que pasará a formar parte del filial la próxima temporada, aunque el objetivo principal es recuperarse bien de la lesión y después ver cómo puede tener los minutos adecuados.

La plantilla quedará a expensas de los refuerzos que pueda haber durante el verano, habrá algunos, aunque para Pimi y el club, lo importante es la continuidad del bloque principal.