El Nápoles, rival del FC Barcelona en los octavos de la Champions League, finalmente ha impuesto la cordura ante la pandemia del COVID-19 que está sufriendo. Después de que la semana pasada anunciara para este miércoles la vuelta a los entrenamientos, a última hora de ayer el club italiano anunció su suspensión.

“Napoli anuncia que las actividades deportivas quedan suspendidas a la espera de una fecha a designar. Los entrenamientos se reanudarán de acuerdo a la evolución sanitaria en relación al Covid 19”, explicó el club italiano a través de su cuenta de Twitter la pasada noche.

Antes de que el club hiciera oficial esta decisión, los jugadores del Nápoles, viendo la delicada situación que estaba viviendo Italia por el coronavirus, con más de 6.000 personas que han perdido la vida infectadas en este país y con más de 63.000 contagios.

Por primera vez desde que estallara la crisis sanitaria por el COVID-19 en el país adriático, ayer se vio una luz de esperanza para poder controlar la pandemia, ya que bajaron ligeramente tanto la cifra de contagios como la de nuevos enfermos del coronavirus.

Un total de 601 personas han perdido la vida en estas últimas 24 horas, que sigue siendo una cifra muy elevada, pero es algo menor que la del domingo, cuando se registraron 651 nuevas muertes. En total hay 50 fallecidos menos. También bajan las cifras de contagios, ya que este lunes hubo 3.780 nuevos enfermos mientras que el domingo eran más de 3.900.

Sezione: Champions League / Data: Mar 24 Marzo 2020 a las 17:30 / Fuente: Mundo Deportivo
Autore: Stefano Bentivogli
Ver lecturas
Print