La Masia cumple 40 años: de Guillermo Amor a Ansu Fati

20.10.2019 20:00 de Stefano Bentivogli   Ver lecturas
Fuente: AS
La Masia cumple 40 años: de Guillermo Amor a Ansu Fati

La Masia cumple este domingo cuarenta años de su función como vivero de deportistas para el Barcelona, así como residencia de jóvenes valores procedentes de fuera de la Ciudad Condal.

Desde el primer grupo de elegidos, entre los que estaba Guillermo Amor, actual director de relaciones institucionales y deportivas del Barcelona, hasta la última sensación del primer equipo, el joven Ansu Fati (16 años), La Masia ha sido y es la casa de centenares de deportistas que el Barça ha tenido y cuidado en estos cuarenta años.

El sello de La Masia no sólo es un símbolo para el Barcelona, sino un icono reconocido en España y el resto del mundo, ya que muchos deportistas que han podido optar por otra entidades, al final sus padres se han acabado decantando por esta institución azulgrana, por el elevado grado de calidad, confort y seguimiento que sus responsables hacen con los jóvenes hospedados.

La efemérides debía contar con una fiesta por todo lo alto en el Barcelona, pero el club ha aplazado los fastos debido a la convulsión que se vive en Cataluña por las protestas, manifestaciones e incidentes, además de una jornada de huelga general (el pasado viernes), después de conocerse las sentencias con penas de cárcel impuestas por el Tribunal Supremo contra políticos y líderes ciudadanos en el 'procés'.

El 20 de octubre de 1979, bajo la presidencia de Josep Lluís Núñez, el Barcelona inauguró la residencia La Masia para futbolistas, una construcción rural denominada Masia de Can Planas, edificada en 1702, adquirida y adecuada por el club barcelonista como oficinas para de la entidad.

En el cambio de gobierno en 1978, tras la finalización del mandato de Agustí Montal (Raimon Carrasco estuvo los último meses), Núñez sacó las oficinas de la Masia y ordenó este espacio para albergar a los jóvenes futbolistas que estaban desperdigados por pisos.

Así comenzó a tomar forma uno de los símbolos más auténticos del club azulgrana, que se completaría con la construcción del Miniestadi, el 23 de septiembre de 1982.

La actualización de la Masia y el Miniestadi y los tiempos modernos ha llevado al Barcelona a aglutinar todo la activada de los dos espacios en uno, la Ciudad Deportiva Joan Gamper, en Sant Joan Despí, donde la nueva Masia es un edificio moderno (inaugurado en el 2011), amplio (6.000 metros cuadrados) y con capacidad para albergar a casi a un centenar de deportistas.

Además, en el presente curso, el Barcelona finiquitó el Miniestadi (el club ya tiene permiso de obras para su demolición) y tras la inauguración del Estadi Johan Cruyff (6.000 espectadores), dentro de la Ciudad Deportiva, el Barça reúne en un mismo espacio todo lo relacionado con la formación de deportistas.

Desde su puesta en marcha, La Masia ha sido el hogar de deportistas de primer orden en el Barcelona y en la selección española.

Los primeros residentes fueron, según informó el Barcelona, Romà Albarrán, Betriu, Pep Boada, Oscar Lausín, José Fernández, Guillermo Amor, Esteve Castañer, Manuel Bautista 'Bata', César Redondo, Manolo Muñoz y Ricardo Arnal. Tras ellos, la lista es inacabable, y muchos han llegado al cénit: jugar en el Camp Nou.

Destacan por encima de todos los Andrés Iniesta, Carles Puyol, Iván de la Peña o Josep Guardiola, aunque hablar de La Masia no sólo es referirse al centro de acogida de deportista, sino al vivero de formación de futbolista, viviesen o no en la antigua Masia o en la inaugurada en el 2011.

La lista, entonces, se hace interminable: Angel Pedraza, Nayim, Luis Milla, Albert Ferrer, Sergi Barjuan, Francisco Rufete, Roger García, Xavi Hernández, Albert Luque, Pepe Reina, Thiago Motta, Víctor Valdés, Sergio García, Cesc Fàbregas, Gerard Piqué, Bojan Krkic, Pedro Rodríguez, Giovani dos Santos, Sergio Busquets, Jordi Alba, Thiago Alcántara, Marc Bartra, Oriol Romeu, Rafinha Alcántara, Gerard Deulofeu, Sergi Roberto, Munir El Haddadi, Adama Traoré y Ansu Fati, entre otros muchos.