El Barça B asalta El Molinón y se aferra al milagro

 de Giusi Zaffiro Twitter:   artículo leído 42 veces
Fuente: Sport.es
El Barça B asalta El Molinón y se aferra al milagro

Hay vida. El Barça B asaltó El Molinón y consiguió el primer triunfo de la 'era García Pimienta' para gritar que no está todo perdido. Fue un partidazo del filial, solo así se vence a un equipo que llevaba diez victorias seguidas en su campo y se rompe una mala racha de once partidos sin ganar y siete derrotas consecutivas. Ya es historia, ahora la salvación está a tres puntos a la espera del partido del Nàstic y hay que seguir aferrados al milagro. Próxima estación, la visita del Cádiz al Mini Estadi sin Aleñá y Ruiz de Galarreta. Más difícil todavía.

García Pimienta tomó una decisión importante para empezar a ganar el partido desde la pizarra. Había probado con Martínez primero y con Jorge Cuenca después como acompañantes del incuestionable David Costas en el eje y pensó que era el momento de confiar en la experiencia de uno de los pesos pesados del vestuario, Rodri Tarín, en el que fue apenas su séptimo partido de la temporada.

ALEÑÁ DA VIDA, PERO RUBÉN GARCÍA EMPATA

El Barça B arrancó bien situado y tratando de capear el temporal ante la esperada salida en tromba de los gijoneses. A los cuatro minutos, una recuperación de Bergantiños y la conducción de Jony terminó con el chut al travesaño de Michael Santos tras poner el guante Ortolá. Aviso muy serio para los azulgranas, que no se amedrentaron y en su primera combinación de peligro pusieron patas arriba El Molinón. Acción iniciada por De Galarreta, continuada por Cucurella en banda izquierda y rematada por su íntimo amigo Aleñá. El '10' salió al rescate para marcar su decimoprimer gol de la temporada.

Golpe encima de la mesa pero con mucho, muchísimo por remar todavía. Los del 'Pipo' Baraja acusaron el golpe, pero con el paso de los minutos se fueron recuperando y en el 25', eltiro libre de Jony salió fuera por muy poco. Preludio de lo que sucedió cuatro minutos después, cuando el Sporting empató con un tremendo zurdazo de Rubén García.

CARDONA VUELVE A HACER SALTAR LA BANCA

Si tuvo mérito adelantarse en el marcador, todavía más levantarse tras el mazazo del gol local. No perdió la compostura ante un rival volcado y aprovechó los huecos para volver a asestar un golpe letal. Otro ataque rapidísimo por banda izquierda, esta vez después de que Aleñá marcara los tiempos de la contra y aguantara hasta pasársela en el momento preciso a Nahuel. El hispano argentino vio a Marc Cardona que, llegando desde atrás, no perdonó. 1-2 y a seguir soñando. El ilerdense fue una de las novedades en el equipo tras cumplir sanción y recuperarse de una lesión.

De aquí hasta el descanso, el filial aguantó bien atrás el deslabazado ataque de un incrédulo Sporting.

SANTOS EQUILIBRA DE NUEVO... Y APARECEN LOS NERVIOS

Cardona tuvo en sus botas la sentencia solo iniciarse la segunda mitad, pero su chut lo rechazó Mariño con una manopla portentosa. Lástima, porque después de unos minutos de 'tregua', el conjunto gijonés apretó el acelerador y las ocasiones fueron cayendo hasta que acertó Michael Santos. El delantero uruguayo recibió tras una mala salida de balón del filial, recortó dentro del área a Costas y Rivera, se cambió el balón de pierna y batió cruzado a Ortolá. 

El partido entró en su fase más decisiva y los nervios afloraron. Festival tarjetero del colegiado, que enseñó una cartulina amarilla por quejarse a Aleñá después de ser objeto de una dura falta. El del Maresme se perderá el choque ante el Cádiz y las protestas llegaron al banquillo. Carlos Busquets, que ejerce de preparador de porteros, fue expulsado. Como también minutos después el técnico local, Baraja, tras 'interceptar' en la banda un balón que iba a sacar Sergi Palencia. El 'capi' azulgrana se lo tomó bien, no tanto Aleñá, que fue a pedirle explicaciones.

GOLAZO DE NAHUEL PARA SOÑAR

Y es que el Sporting se vino abajo en la recta final. Se diluyó como un azucarillo y en el aspecto físico y mental triunfó un Barça B que se vino arriba y encontró al recompensa. Nahuel, que llevaba unos partidos sin dar muestras de su tremenda calidad, volvió por sus fueros en el momento más oportuno. Recogió el balón en el pico del área, se fue centrando en su eslálom y conectó un derechazo imparable. Golazo.

Por tercera vez, se adelantó el Barça B en el marcador... y esta vez no se iba a dejar empatar. Los de García Pimienta apretaron los dientes más si cabe y aguantaron como jabatos, aunque el peaje fue alto, pues De Galarreta vio una segunda amarilla en el descuento y tampoco estará ante el Cádiz. Otro partido en el que solo valdrá la victoria.